Edición Impresa

Usurero obligaba a mujeres a pagarle préstamos con sexo

Les ofrecía crédito rápido con la condición de que se acuesten con él.

“Estuve a una firma de darle poder para que abuse de mí libremente”, dijo entre lágrimas Cinthia A., una humilde vendedora de tereré, tras denunciar por acoso ayer a Jorge L; un supuesto usurero que ofreció un préstamo, pero solo si le iba a pagar con sexo.

La capiateña contó a EXTRA que su pesadilla inició el jueves pasado cuando en medio de su trabajo, el hombre se acercó a su negocio y directo le ofreció el crédito porque notaba su necesidad por la crisis.

“Me dijo que pilló que yo pasaba necesidades, a lo que le dije que sí, al instante me dijo que me iba a dar un préstamo si quería, a lo que le respondí que no puedo porque estoy en Informconf. Me comentó que él no mira nada de eso y que al toque me iba a dar la plata, si aceptaba sus condiciones”, relató la mujer.

Sorprendida, Cinthia le pidió un día para que le deje pensar su propuesta y acomodar el pago de sus otras cuentas. Le dio su número a Jorge y esa misma noche comenzó su pesadilla: el hombre no paraba de escribirle tratando de convencerla de que acepte el préstamo.

“En un momento me dijo que él no cobra en efectivo y que la forma más rápida y fácil de pagarle era con sexo. Me asustó, y le dije que yo no era una prostituta y que no se iba a aprovechar de mi necesidad para acosarme”, señaló la mujer, madre soltera de 4 hijos.

Tras la indecente propuesta y la respuesta de Cinthia, el hombre fue a su negocio de nuevo y le pidió perdón, excusándose de que su hermano con discapacidad fue el que le escribió eso.

“Le eché y le dije que iba a denunciarlo por acosador. Esa misma noche me escribió de nuevo, me dijo que me quitó fotos trabajando sin tapabocas en mi negocio y que si no aceptaba su oferta, me iba a denunciar al Ministerio de Salud, que iban a cerrarme el negocio y mis hijos quedarían con hambre y en la calle”, manifestó preocupada la denunciante.

A pesar del miedo a las amenazas del hombre, ayer a la tarde, la mujer hizo la denuncia en la Fiscalía de Capiatá.

Otra víctima

Al igual que Cinthia, Rocío L., una empleada doméstica de Itauguá, denunció que también fue víctima del supuesto usurero y que incluso cayó en una ocasión en su método de estafa y acoso.

“Me dio G. 1.000.000 y me dijo que no me iba a cobrar interés, pero que tenía que pagarle en 10 cuotas de G. 100.000. Llegó el mes y me aclaró que no iba a aceptarme nada de plata, sino con otro método de pago: con relaciones sexuales. Por miedo a que me meta en la cárcel, tuve que aguantarme y hacerlo una vez con él”, contó la víctima.

Rocío dijo que se sintió muy mal por caer en su trampa y que empeñó su heladera y horno para devolverle toda su plata.

La mujer aseguró que el hombre toma como víctima a las mujeres desesperadas por la necesidad económica y que ya son varias las que cayeron en su trampa en estos últimos meses de la cuarentena.

“Yo ni les conozco a estas mujeres”

Jorge L. (68) mencionó a EXTRA que está más que sorprendido por la denuncia de las mujeres, ya que él prácticamente ni las conoce, dijo. “A Cinthia le ubico, ella hizo la denuncia solo porque le pedí que usara tapabocas en su negocio. Le quería ayudar, pero ya me di cuenta de que es una malagradecida”, indicó.

Señaló que no conoce a Rocío y que demandará a la vendedora de tereré por no usar tapabocas. Dijo que ya todo está en manos de un abogado, aunque aún no lo contrató.

Dejá tu comentario