Extra

Edición Impresa

"Uno de ellos le dijo al otro para que me clave"

La mujer que fue rodeada por 10 motoasaltantes contó los momentos de terror que vivió. El modus operandi utilizado por los delincuentes ahora es organizar los atracos por wathsapp y moverse en grupos.

A Doña Zulma Burgos, sus familiares la estaban esperando para cantar el “que los cumplas feliz” a la “pahague” (la menor) de la casa.

Todo estaba preparado, pero un episodio amargo convirtió la noche en una pesadilla.

Eran un poco más de las 22:00 del miércoles, cuando Zulma bajó del colectivo sobre Manuel Ortiz Guerrero y De la Victoria, en Ñemby. Miró a su alrededor y como la zona era oscura decidió cruzar al otro lado, para poder llegar cerca de un alumbrado público, mientras esperaba la llegada de su hijo mayor, quien acostumbra ir a buscarla.

“Antes de cruzar escuché el ruido de varias motos, cuando me di cuenta, tres ya se me adelantaron y dos quedaron detrás mío”, recordó la mujer.

Quedó helada del susto.

“Uno de ellos se bajó y estiró mi cartera que estaba por mi cuello, como yo no soltaba escuché cuando uno de ellos le dijo ‘eikutu chupe, eikutu chupe’, ahí les tiré”, contó Zulma.

En total 10 motochorros que se encontraban sobre 5 motos la rodearon y se llevaron sus pertenencias.

Segundos después llegó su hijo. Cuando se enteró de lo ocurrido quiso seguirlos, pero Zulma no lo permitió.

Toda una banda

Hicieron la denuncia en la Comisaría 7ma. Personal del grupo Lince fue alertado y minutos después atraparon a dos integrantes del grupo: Luis Cabrera de 19 años y a un menor de edad. En poder de los jóvenes estaban las pertenencias de la víctima.

El jefe de la dependencia policial, Pedro Barreto, señaló que los motoasaltantes vienen armando grupos y coordinando los asaltos a través del WhatsApp. “Se avisan para cubrir lugares estratégicos”, señaló el uniformado.

Doña Zulma dijo que en esos segundos de terror, estando rodeada de delincuentes, solo pensó en su familia.

“Volví a nacer”, expresó.

Dejá tu comentario