Extra
Destacados
clima
28º C
G 6280
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Edición Impresa

Un papá que vive con la casaca dividida

La final de la Liga luqueña guarda una insólita historia en la que un papá debe dividir su corazón entre los dos clubes que disputan la copa. Don Basiano Cabrera tiene a sus dos retoños jugando en los equipos que llegaron a la etapa decisiva. Enterate como vive el hombre que sí o sí será campeón.

El domingo pasado, en la primera final de la Liga luqueña, don Basiano Cabrera ingresó sacando pecho a la cancha del 29 de Setiembre del barrio Molino, por la particular camiseta que llevaba puesta.

El señor lucía, por un lado, los colores del Unión Agrícola, y por el otro los de Julio Correa, clubes que están en disputa por el título. Su inusual casaca se debió a que sus hijos juegan para esos equipos. José (23 años) es capitán del elenco Albiazul y Antonio (18 años), defiende al Auriazul. “Mis hijos mandaron a confeccionar. De la familia surgió la idea de la camiseta”, contó a EXTRA don Basiano.

La primera pulseada la ganó el hermano mayor, pero no hubo cargadas ni nada por el estilo luego del partido. “Vivimos todos en la misma casa. Cuando llegaron se habló de fútbol, por dónde hubo déficit de ambas partes y por dónde vino el gol, todo eso nomás. No hay ninguna diferencia ni discordia entre ellos”, mencionó el papá.

20190718-021 21-A-Jue,ph02_28251_12692672.jpg

Este domingo se jugará la revancha y podría surgir el nuevo monarca si Unión gana o empata, pero si triunfa Correa habrá un tercer partido. Los Cabrera saben que ese momento llegará tarde o temprano y se están mentalizando en cómo reaccionar ante el dilema de los hermanos. “La mamá es la que no lleva muy bien esa parte porque se va a poner triste por el que pierda”, comentó Basiano, quien en contrapartida, ya se siente victorioso. “El primer campeón soy yo porque espero nomás ya a ver quién gane el campeonato para festejar”, le bajó entre risas.

Choque de hermanos

José dijo que le dio consejos a Antonio por su experiencia en finales pero que en los 90 minutos no hubo tu tía entre ellos. “Afuera somos familiares pero adentro de la cancha es distinto. Tuvimos varios roces porque jugamos en el mismo puesto (volante central). Como se dice, rojotrosaimi avei”, admitió.

Dejá tu comentario