Extra

Edición Impresa

Un GUARANÍ de mucho recorrido en el fútbol

Víctor Franco recordó sus andanzas futboleras.

Capaz que muchos no reconozcan al exfutbolista, Víctor Franco, pero su currículum lo pone en situación de leyenda por la gran trayectoria que forjó en Sudamérica y en el viejo continente.

Como si fuera ayer, don Víctor recordó sus inicios, cuando tenía un delicioso salario jugando en filas del Legendario.

“Con 16 años, en 1957 subí a la Primera en Guaraní y recuerdo que mi primer sueldo fue 1 kilo de galleta y coquito, más 40 guaraníes por práctica. Era una época donde no se ganaba mucho”, reveló a EXTRA.

Pero su presencia en el Aurinegro duró poco, pues al poco tiempo de debutar sufrió una doble fractura, de tibia y peroné, volvió 11 meses después, y gracias a su talento, en el 58 inició su recorrido internacional.

Cuando volví a las canchas, en el 58, jugué 23 partidos y de ahí fui transferido a Almagro de Argentina, donde estuve dos años y después pasé un semestre en el Deportivo Morón. También jugué en Chile cinco años, en el Santiago Morning”, agregó.

Seguidamente, comenzó a desempolvar el baúl de sus recuerdos en el viejo continente.

“Estuve 2 años en el Córdoba en la Primera División del fútbol español, luego pasé a la Segunda División, donde jugué en el Figueres, el Tarrasa y el Badalona, donde tuve el privilegio de jugar con Cayetano Ré”, comentó.

MASTER 20 A1,ph02_11939~473984_15811641.jpg

El presente encuentra a Franco trabajando de ojeador para varios equipos de Sudamérica y Europa. En ese rol analizó a varias joyitas actuales.

“Tengo muchos contactos acá en América y en Europa, a los que suelo recomendar jugadores. Realmente falta trabajo de base en nuestro continente. Las modelitos matan buenos jugadores, hay que trabajarlos de manera más profesional a los chicos”, aseguró.

Bueno en el básquet

Por último, Víctor Franco comentó qué hubiese sido de su vida sino surgía en el fútbol, donde se consagró como un goleador nato.

“Mi papá era cantinero en el club Guaraní y viví como 6 años en el club, por lo que jugaba mucho al básquet, y siempre digo que era mejor basquetbolista que futbolista”, remató el protagonista.

Dejá tu comentario