Edición Impresa

Territorio chespi: emboscaron a tres hermanos, uno murió

Quinceañero fue asesinado en Areguá, en una balacera donde buscan ser líder del territorio chespi.

Tierra de nadie se volvió algunos barrios entre Areguá y Luque. La pelea entre bandos contrarios por ser líder del territorio chespi (droga) se sella a balazo limpio.

En la madrugada de ayer, un chico de 15 años fue asesinado en una emboscada y sus dos hermanos malheridos. Todos eran fanáticos de Cerro Porteño.

Ocurrió sobre la calle Estero Bellaco y Humaitá, del barrio San Roque de Areguá, en el Departamento Central. Allí perdió la vida a tiros José Gabriel Goiburú de 15 años, mientras que sus hermanos Nelsón Luis (29) y Nicolás Pablo (19), resultaron heridos.

El presunto autor del crimen Juan Daniel Hermosilla (21), conocido como Bala, fue apresado ayer.

Siguen prófugos, José Mercedes Benítez, José Damián López, apodado Tayson, Óscar Caballero, y un conocido como kurepa.

El comisario Rubén Paredes, dijo que Juan Daniel Bala, tenía una enemistad con los hermanos Goiburú, quienes estaban en una casa (boca de humo) hasta donde llegó el ahora detenido con su grupo y abrieron fuego. El nene de 15 murió.

Vivir con miedo

Los chespis hacen lo que quieren. A raíz de este asesinato se divulgaron imágenes de cómo a plena luz del día, a choferes de micros que pasan por Areguá se les hace la “para” pistola púpe. Ante el miedo, el chofer para, da un poco de dinero y sigue su camino rezando a todos su santos.

Un ‘treinta’

"El arma que usó Juan Daniel Hermosilla, sería un revólver calibre 38, que no pudimos encontrar. Presumimos que es un revólver 38 porque no encontramos vainillas servidas y las heridas que sufrieron los jóvenes, son de grueso calibre", dijo Rubén Paredes, Jefe de Brigada Central

Lo habrían matado los barras

El cadáver en descomposición de un joven que estaba desaparecido desde el pasado 21 de junio fue encontrado en un yuyal ayer a la mañana en el barrio Puerto Pabla, de Lambaré.

Se presume que el muchacho fue asesinado por barras bravas del club Olimpia y del Clan Rotela, ligado al tráfico de drogas.

Marcos Hipólito Pereira (25), con antecedentes por hurto y hurto agravado, es el joven quien habría sido ahorcado. Ña Francisca Pereira, es la mamá del muchacho asesinado y contó a la Policía que a su casa, días antes de que su hijo desapareció, fue atacada por barras del Olimpia y del Clan Rotela, quienes querían matarlo porque le culparon que se robó la moto de uno de ellos.

Dejá tu comentario