Edición Impresa

Soldados del General no tienen ni para el coquito

Empeñan cosas, trabajan en albañilería y venden camisetas.

En plena cuarentena, los futbolistas de General Díaz, a parte de preocuparse por el Coronavirus, deben tratar de sobrevivir a las penurias que están aguantando a causa de no cobrar sus salarios.

Cansados de las promesas de sus dirigentes, los muchachos sacaron al tapete nuevamente la crisis del equipo del Km 12 de Luque, situación que viene arrastrando hace un buen tiempo.

En el caso del lateral zurdo de las Águilas, Marcos Gamarra, retornó al Nido para esta temporada y además de que no le pagaron luego todo cuando salió del 12 de Octubre, en lo que va del 2020 todavía no vio su sueldo ni una vez. “A mí me deben desde que llegué el 4 de enero, no cobré nada”, contó a la 1080 AM.

MASTER 20 A1,ph02_11939~073729_19312953.jpg

Al no poder ganarse la vida actualmente detrás de una pelota, Perrito recurrió a otros oficios para no pasar hambre. “Estaba trabajando en albañilería y en pintura para salvar la situación. Con la pandemia, desde el lunes se paró todo y estamos sin ningún guaraní”, comentó.

Por su parte, el capitán, Diego Vera, dijo que le adeudan incluso más porque junto con otros compañeros sufren la irresponsabilidad de la directiva militar desde el año pasado. “Van a ser 4 meses que no estamos cobrando. Estuvimos hablando con el presidente y nos explicó que no le están dando el préstamo que solicitó. Algunos ya no saben de dónde sacar plata para dar de comer a la familia”, mencionó.

Así como Gamarra tuvo que vérselas para subsistir, Cachi comentó que otros del plantel empeñan sus cosas y él debió despojarse de tesoros obtenidos gracias al fútbol. “Estoy pasando mal, por eso vendo camisetas que cambié con los colegas de otros clubes para juntar una platita, porque tengo 2 criaturas que mantener”, explicó.

Una franjeada ya tiene nuevo dueño y es muy probable que oferte otras dos. “Vendí la de Ale Silva por G. 500.000 hace dos semanas, no me quedó de otra. Tengo la camiseta rosada de Richard Ortiz y la de Churín, no las quiero vender pero la situación está difícil”, indicó.

SOLIDARIDAD

El presidente de Futbolistas Asociados del Paraguay se interiorizó de la cruda realidad de los soldados de General Díaz. “Uno de ellos (jugador) me dijo: ‘No tenemos para el coquito’, y eso me chocó bastante”, confesó.

Tanto la FAP como futbolistas de otros clubes de primera bancarán con alimentos a sus camaradas necesitados. “Colegas se contactaron con nosotros y se solidarizaron. La mayoría me decía que pasemos a buscar víveres para repartirnos”, señaló Perrito a Unicanal.

Dejá tu comentario