Extra

Edición Impresa

Rogelio Delgado y sus pupilos entregaron víveres a los chaqueños

El exzaguero campeón de América y del mundo, Rogelio Delgado, encabezó una entrega de víveres junto a sus alumnos del Centro Educativo Espíritu Santo, para los damnificados del Chaco. El León Paraguayo aprovechó la oportunidad para comentar sobre el momento que vive Olimpia y la Selección Nacional.

A poco de cumplir 60 años de edad, el exzaguero campeón de América y del mundo, Rogelio Delgado, se encarga de llevar adelante las riendas de su Centro Educativo Espíritu Santo, en Mariano Roque Alonso, donde enseña a los más chicos los valores propios del deporte rey: compañerismo, camaradería, solidaridad y otros.

Ayer el León Paraguayo encabezó una entrega de víveres junto a sus alumnos, para los damnificados de la localidad chaqueña de Cadete Pando, que está bajo agua desde hace varios meses.

Fútbol

Delgado, que ganó todo con el Rey de Copas, atendió a EXTRA y se refirió al gran sueño de la afición franjeada: la cuarta.

“La forma en que ganó los tres últimos torneos le da un hándicap muy importante. Pero el nivel internacional es otra cosa, ahí hay que jugársela enterito para sacar adelante cada partido, ni siquiera es el trofeo todavía. Y no hay enemigo chico”, comentó.

Delgado jugó el Mundial de México 86’ con la Albirroja y apuntó a la falta de proceso y de una política dirigencial como el gran déficit de la selección.

“A nivel de selección no creo mucho en las personas solamente, creo en las políticas y yo creo que en ese aspecto Paraguay tiene un deber importante. Una gran debilidad es estar empezando siempre de cero. Y ahora Eduardo Berizzo vino y empezó de cero. Sin embargo, si hubiera una política, generalmente hay una continuidad en el trabajo, incluso desde las divisiones inferiores”, explicó.

Captura 2.JPG

Un drama de muchos jugadores guaraníes es el no poder asentarse en el viejo continente. Ante esa problemática, Rogelio retrucó: “No es fácil jugar en el nivel internacional, eso tenemos que entender. Depende mucho, a parte de las condiciones futbolísticas, del carácter, porque las exigencias son distintas, mucho mayores. Si nosotros nos dedicáramos a desarrollar el potencial de nuestros futbolistas, tendríamos una selección más fuerte y tendríamos muchos más futbolistas en los grandes equipos del mundo”.

Delgado fue campeón de la Copa Libertadores de América y del mundo con Olimpia en 1979, además conquistó varios títulos locales con el Decano.

También vistió las camisetas de Independiente de Avellaneda, Universidad de Chile y Colo Colo. Actualmente es el presidente de Futbolistas Asociados del Paraguay (FAP).

Dejá tu comentario