Edición Impresa

Rara epidemia de personas que pierden sus anillos de casados

Un nene encontró una alianza y la mamá buscó a la dueña para devolverla. Más de 100 personas se comunicaron con ella contando que perdieron sus anillos.

Lourdes Figueredo publicó en la página de Facebook “Alguien Sabe?” la foto de una alianza que su hijo encontró, con el objetivo de encontrar a la dueña. En su afán por ayudar, lo que hizo fue alborotar la red social. No espero enterarse de que montón de gente le contara que también perdieran sus anillos de casados. Más de 100 internautas le escribieron para preguntar si se trataba de los suyos.

Otros comentaron el posteo recordando cómo perdieron sus alianzas. Lourdes Patiño, por ejemplo, explicó que su anillo le quedaba grande y que en un descuido se deslizó de su dedo, sin saber donde ni cómo.

“Lo que más creo es que de casa se me robó, porque justo ese día tenía invitados y capaz se me cayó en el baño y alguien entró, encontró y llevó. Otra hipótesis es que se haya caído en la cañería”, contó a EXTRA la mujer. Pidió que si alguien quiere vender o si encuentran una alianza con las iniciales “L&F 09-03-19”, contactar al (0971) 204-110.

Pattylu Martínez contó su caso en el posteo de Lourdes. “Yo también perdí mi anillo, como cada rato nos lavamos las manos y el jabón hace que el anillo resbale...así que nunca supe dónde lo perdí y me puse muy triste”, dijo la mujer.

El prometido de la joven Raquel Fernández fue al extremo, pues hasta canceló la boda porque ella perdió el anillo de compromiso. “A mí se me perdió mi anillo de compromiso y por eso no me casé, porque él (por el novio) dijo que por lo visto no me importó dicho compromiso y hasta insinuó que seguro hice camba”, escribió la joven.

Otros comentaron que seguro el dueño lo dejó en un motel o que se sacó del dedo para aparentar ser soltero.

Encontró a la dueña

Lourdes contó que hace cuatro meses su hijo encontró la argolla en una de las playas de Encarnación.

La dueña del anillo es María Rodas, quien comentó que lo había perdido en el río Paraná y lo buscó hasta con detector de metales. En la semana, María viajará de Luque a Piribebuy para recuperar su alianza.

En el súper

“Hace unos días fui testigo de un señor que perdió su anillo de bodas. Él lo busco como loco, no sé si logró encontrarlo, fue en un súper cuando se lavó las manos y al sacudir se le deslizó del dedo y se perdió de él. A veces perdemos cosas sin darnos cuenta”, dijo Marisol Paredes.

Réplica

Un joven contó la anécdota de su amigo, quien supuestamente perdió u olvidó su anillo en un reservado. “A un amigo se le perdió en el motel, para zafar dijo que no sabía dónde lo había perdido, pero después mandó hacer una réplica y fingió que encontró en su vereda”, contó Eddy Ayala.

Cinta roja

Una mujer contó que en 2011 perdió su alianza y que todavía tiene la esperanza de recuperarla. “Le había puesto a mi bebé con una cinta roja por su muñeca y un día desapareció, no sé dónde se habrá caído. Aún espero que alguien encuentre y me de devuelva”, dijo Cristina Barrios.

Dejá tu comentario