Extra

Edición Impresa

Policía mató a su hermana de un balazo en una discusión

El hombre ya fue imputado por homicidio doloso por la Fiscalía.

Dionisio Rodríguez Sanabria, un suboficial policial, llegó totalmente borracho a la casa de su madre el domingo, cerca de las 21:30, en la zona conocida como Santa Librada, en Horqueta. Una vez allí, empezó a ejecutar varios disparos al aire y el hecho terminó de la peor forma.

Con actitud violenta y el arma en mano, amenazaba a todo el mundo. Su hermana, Ceferiana Rodríguez Sanabria (29), lo reprochó y le dijo que se calmara, pero el uniformado disparó y una de las balas terminó hiriéndola mortalmente en la cabeza. “Rodríguez realizó unos disparos al aire y uno de estos impactó contra su hermana. El efectivo dio positivo al alcotest”, explicó Fermín López, subjefe de la Comisaría 3ra. local.

Acotó que, en conversación con los familiares, la madre de los involucrados, Juliana Sanabria, lamentó que el hombre realizara disparos al aire constantemente cuando estaba consumiendo bebidas alcohólicas y que haya dejado huérfanos a tres niños. Luego de lo ocurrido, el agente se entregó ante la comisaría jurisdiccional y confesó ser el autor del hecho.

“Fue accidente”

Pablo Zárate, fiscal del caso, explicó que el hombre ya declaró y que, según su versión, el tiro fue accidental. “Dijo que la pareja de otra hermana le tocó la oreja a su hijo y fue a reclamarle, pero al llegar ya no estaba y ahí se produjo una discusión entre todos”, indicó el agente del Ministerio Público. Añadió que, debido a la experiencia como uniformado y que no es excusa disparar al aire, imputó a Rodríguez por homicidio doloso.

Peligro

“Se supone que un policía está preparado. No tiene sentido que reaccione de esa manera. A prima fácil, no hay indicios de que haya sido accidental, porque un policía tiene puntería. De igual forma, se hará la investigación de la trayectoria con el perito”, dijo Zárate. Agregó que también recogió testimonios que aseguran que no era la primera vez que realizaba disparos.

Denuncia a sus dos hermanos

Vecinos de la calle 1 de Marzo, lado oeste de Capiibary, San Pedro, acompañaron a Rosana Pino Rojas (30) hasta el Ministerio Público de la ciudad, para exigir justicia, ante los constantes maltratos físicos que recibe por parte de sus propios hermanos, Cristino y Tomás. Ella mencinó que en los últimos días recibe más agresión por parte del primero.

Según la víctima, varias veces ya presentó la denuncia en la Comisaría 17 local y que nunca se le dio curso porque la mujer fue considerada como una persona con trastornos mentales. “Quiero justicia”, dijo Pino.

Dejá tu comentario