Extra
Destacados

Edición Impresa

Piraña casi le arrancó el dedo a niño de 10 años

Fueron a pasar unos días de relax en la playa Laguna Sirena de Cerrito, Ñeembucú, pero una mala experiencia terminó frustrando las vacaciones. Piden a los veraneantes ingresar a las aguas sin comida, ya que los restos de alimentos atraen a los peces.

El premio por haber salido mejor alumno era ir a pasar unos días inolvidables a la playa.

Fue así que Nélida Céspedes le dijo a su hijo mayor, de 10 años, que prepare sus cosas para una breve aventura.

Felices por los días de relax que se venían, la familia alquiló una casa en el distrito de Cerrito, Ñeembucú.

Ayer, después de desayunar, Nélida, sus cuatro hijos y su marido llevaron el tereré y fueron hasta la playa Laguna Sirena. “Yo estaba con mi nena de 8 meses, mientras mi hijo mayor decidió entrar al agua. En un momento dado gritó ‘¡mamáaa!’. Del susto, le di mi beba a su papá y corrí junto a él”, recordó. La criatura salió con una herida en el dedo gordo del pie izquierdo. Lo llevaron hasta el puesto de salud de la zona, donde le dijeron que efectivamente se trataba de una mordedura de piraña.

“Le arrancó la piel, si era mi hija más chica capaz le sacaba el dedo”, reflexionó angustiada.

Nélida cuestionó que en el sitio no se haya puesto un solo cartel para advertir a los veraneantes. “Quisimos pasarla bien pero nos frustraron las vacaciones”, señaló.

Casos

Ana Jara, encargada del puesto de salud de la zona, señaló que en lo que va de la semana solo atendieron este caso, pero que a menudo reciben a bañistas víctimas de estos peces. “Se debe tener en cuenta que algunos entran al agua con comida y también que en horas de la mañana las pirañas tienden más a atacar”, explicó.

Agregó que el tratamiento ante las mordeduras requiere de antibiótico y un cuidado especial para evitar infecciones.

Dejá tu comentario