Edición Impresa

Pedro Juan: "Se equivocaron", aseguró la mamá del chico asesinado

Segundo ataque de "justicieros de la frontera" en dos días, en Pedro Juan Caballero. Ayer corrieron en redes dos nuevos "avisos", entre ellos a una joven.

Griselda Cardozo salió del casino donde trabaja en Pedro Juan Caballero hacia la calle, allí le esperaban los policías.

Los agentes de Investigación de Delitos buscaban más datos sobre su hijo de 17 años, que había sido raptado de una vivienda en el barrio San Juan Neumann la noche anterior.

Al prender su celular, su WhatsApp empezó a sonar repetidamente. “No le permiten utilizar el teléfono en horario laboral. Cuando estábamos hablando, empiezan a llegarnos las imágenes que también le llegaron a ella”, relató el comisario Jorge Vidallet.

“Él no es un asaltante. Trabajaba antes en una gomería, un alemán era su patrón. Luego empezó a trabajar en materiales de construcción, con su tía. Él no es un asaltante”

Eran del cadáver de un muchacho hallado en la fracción Aurora. La mujer se quebró y confirmó que las fotos del cuerpo coincidían plenamente con las características físicas de su hijo, Derlis Alonso Cardozo, de 17 años.

Tenía una gran herida desde el pecho hasta la cara y el cuello todo abierto. “Una lesión grande que abarca todas estas partes y sobre esa lesión otra por acción antropofágica (le comieron perros)”, dijo el médico forense César González. Sus manos fueron cercenadas y no estaban en el lugar.

El médico sospecha que lo mataron en otro sitio. “Por lo que vemos no es el lugar donde se encontró el cuerpo”, dijo.

Su muerte se dio por asfixia debido a la lesión en la tráquea, que fue sacada completamente.

Muy cerca del cadáver había un mensaje: “estamos de vuelta”, firmaron los Justicieros de la Frontera.

“No sé por qué le hicieron, se equivocaron. Él es mi brazo derecho. Es trabajador, no ladrón”, dijo su mamá. Vidallet confirmó que no tenía antecedentes ni denuncias por robo en su contra.

Mencionó que el muchacho fue raptado de una casa en el barrio San Juan Neumann, donde estaba con tres señoritas.

Entre 3 a 4 encapuchados llegaron en un auto e ingresaron al lugar y con acento portugués preguntaron por un tal “Carreu”. Las mujeres se escondieron en el baño, mientras los criminales buscaban. Luego, huyeron llevándose al adolescente.

Nuevas amenazas

Según comentaron pobladores del lugar, diversas maneras utilizan los criminales para lanzar sus advertencias.

Desde mensajes a través de radios locales, hasta poner sobre aviso a sus familiares.

El comisario Vidallet agregó que también lo hacen a través de redes sociales.

Justamente ayer, luego del hecho, aparecieron varios perfiles en Facebook donde avisaron a dos hombres y una mujer que son buscados. Luego, los perfiles fueron eliminados.

Dejá tu comentario