Extra

Edición Impresa

Pareja convirtió isla desierta en un atractivo turístico

Nimio Guerrero fue desafiado por los propios vecinos, quienes lo animaron a habitar el inhóspito lugar. Sin dudar se puso la asada al hombro y primero armó una chacra para luego construir un puente que hoy es admirado por miles de visitantes.

La situación no era la mejor para Nimio Guerrero. Había construido una precaria casita en el terreno de la suegra, tiempo después fueron desalojados, porque la dueña decidió venderlo.

Sin saber dónde llevar a su esposa y sus dos hijos, pidió socorro a un vecino que los acogió en la zona de Yatytay, Itapúa.

Con el desalojo, Guerrero había perdido todo su sustento, que era la pequeña chacra donde plantaba alimentos de autoconsumo.

Pasaron los meses y la gente del pueblo le habló de una isla abandonada, una propiedad de 4 hectáreas que se encontraba dividida de la comunidad por el río Tembey.

chacras

“Eñeanimáro tereho upépe” (Si te animas andate ahí), le desafiaron. Nimio no dudó, cruzó el agua y comenzó a limpiar el lugar. Vio que el terreno era bueno y comenzó a sembrar poroto, plantó mandioca, maíz y el resultado lo llenó de alegría. Rápidamente pidió permiso a la municipalidad de Encarnación para poder construir la ansiada vivienda.

“Me dijeron que no sabían de quién era la propiedad hasta que finalmente se supo que era del Ministerio de Defensa”, explicó al portal Paraguay en Noticias. Las autoridades le otorgaron el permiso y junto con su familia se mudaron a una improvisada casa hecha de madera.

El puente

Los hijos de Don Nimio cruzaban el río para ir a la escuela, en época de crecida incluso faltaban ante el peligro que ello significaba.

Entonces decidió construir un puente colgante.

“Trece días pe ajapopáma (En 13 días ya hice todo)”, relató. El ingenio de Guerrero traspasó incluso los límites del territorio paraguayo, luego de que un vecino decidiera alzar la foto de la construcción en Facebook.

Puente colgante sobre el Tembey

“Navidad pyharepe ohupi ha upei guive heta la turista kuéra ou (En la noche de Navidad alzó la foto y desde ahí comenzaron a llegar los turistas)”, expresó.

El lugar cautiva por su natural belleza y el singular puente colgante le da el toque perfecto que insta a la aventura.

La isla está situada en el distrito de Yatytay km. 13 cuarta línea, a 8 kilómetros del centro urbano y a 130 de la ciudad de Encarnación.

Dejá tu comentario