Edición Impresa

No vidente canta en los micros por su familia

Contó los peligros que afronta, pero los acepta con alegría. El joven no vidente es de Itauguá y recorre hasta el Mercado 4.

Con un bastón de no vidente y su guitarra, Carmelo Larré (25) sube a los micros y le saluda con buena onda a los choferes.

Su voz se escucha hasta el fondo. Le dejan pasar para cantar y ahí hace lo suyo. Apoya su espalda por una de las barandas y hace sonar su guitarra.

“El hecho de no ver y cruzar la ruta solo, ya me caí un par de veces, en un desagüe, casi me chocan buses, los autos frenan de golpe”, comentó a EXTRA.

“Cuando uno quiere, no hay capacidades diferentes que puedan limitar nuestros sueños” Carmelo Larré “Cuando uno quiere, no hay capacidades diferentes que puedan limitar nuestros sueños” Carmelo Larré

Afirmó que los ciegos en la calle se enfrentan a estos desafíos. “Es muy arriesgado pero a la vez es una aventura muy divertida”, remarcó.

Canta mayormente músicas religiosas y a veces engancha con baladas. Para él, la música transmite ánimos, es un canal de alegría y esperanza.

“En Año Nuevo hice un ajuste de Feliz Navidad y puse Feliz 22. Normalmente alabo a Dios en los buses, llevo su palabra a través de las canciones”, mencionó.

canta en los micros_31571040.jpg

“Me olvido de todo”

Él es de Itauguá y canta de lunes a viernes desde las 15:00 hasta las 20:30 y los sábados desde las 09:00 hasta las 17:00.

Recorre todo el trayecto desde su ciudad hasta el Mercado 4. Sostuvo que tiene otro trabajo aparte de los buses y hace este refuerzo para así mantener a su familia.

“Me siento genial haciendo esto. Tengo muchos problemas personales y cuando canto en los colectivos, como que se van esos problemas”, resaltó.

Desde el 2019 se las ingenia de esta manera para llevar el pan de cada día a su casa. Vive con sus cuatro hijos y su concubina.

“Toco guitarra desde mi niñez. Nunca nomás le di la importancia porque yo soy baterista, más me dediqué a eso y un poco al bajo”, manifestó.

Para las personas con capacidades diferentes faltaría una mejor infraestructura en las calles, afirmó. También indicó que sería bueno abrir cursos donde se enseñe cómo lidiar con personas con discapacidad. “Una mayor capacitación social”, dijo.

Dejá tu comentario