Extra
Destacados

Edición Impresa

"No es lugar para locos", le dijo la directora

Un chico con retraso madurativo y otros dos con Síndrome de Down, fueron rechazados en una institución de Caazapá. Los padres cuestionan la crueldad con la que la directora Teresita Centurión actuó, no permitiendo que los alumnos formen parte de la escuela.

Mucho lloré ayer (jueves), pero hice de tripas corazón para que mi hijo no me vea”, contó A.A. Ella junto a dos mamás pidieron socorro a la Supervisión Educativa de San Juan Nepomuceno, Caazapá, luego de que a sus hijos no les permitieran el ingreso a la escuela Wilfrido Rivas.

“Mi hijo tiene el síndrome del retraso madurativo, tiene 14 años y entraba en una escuela para chicos con discapacidad, pero como me queda lejos y cuesta movilizarme con él, decidí mandarlo en la escuela a cuadras de mi casa”, comentó la mujer.

Fue hasta la institución donde una de las profes le dijo que no iba a haber ningún problema en que el chico esté con ellos, pero a quien no le gustó la idea fue a la directora Teresita Centurión. “Durante dos días le llevé pero después la directora me llamó y me dijo que fuera a buscarle a mi hijo y que le lleve a la escuela donde estaba”, recordó.

Pero el hijo de A. no fue el único rechazado.

“A mi la directora me dijo que ese no es lugar para locos”, comentó con rabia la mamá de otra adolescente con Síndrome de Down. Ella también denunció discriminación por parte de la mencionada docente.

Ambas mujeres comentaron sobre el tercer caso, donde el chico también es down. Resaltaron que por su condición Centurión se opuso a que estudien en su institución.

Solicitud

Sonia Escauriza, directora del área de la Niñez del MEC, solicitó en carácter urgente un informe sobre la actuación de la directora.

Señaló que en lo que va del año ya recibieron 12 denuncias por discriminación en distintos ámbitos educativos.

Dejá tu comentario