Edición Impresa

Niña se rompió el brazo y no le dieron ni calmantes

La madre denunció el hecho, pero el director dijo que la niña fue atendida. Finalmente, la menor fue llevada al hospital de Brasil, donde quedó internada.

Una mujer llevó de urgencia a su hija de 9 años al Hospital Distrital de Curuguaty para que fuera atendida. La niña Se rompió el brazo en dos partes.

La señora denunció ante Portal Curuguaty que fue atendida por enfermeras y que solo liaron su brazo con una tela y le dijeron que vuelva el miércoles, ya que solo miércoles, jueves y viernes atiende el traumatólogo.

“Los enfermeros me dijeron que vuelva mañana (por ayer). No le dio ningún calmante ni nada. No me dijo que no había, pero que ella ya estaba como para salir (de alta)”, indicó la señora.

Debido a que la menor sentía mucho dolor, la familia consiguió un vehículo particular y la llevaron hasta el hospital municipal de Paranhos, Brasil, donde quedó internada y recibió medicación.

El director del Hospital, Pedro Maidana, aseguró a EXTRA que la niña recibió todos los primeros auxilios que requieren este tipo de lesiones.

“Seguramente la señora pensó que eran enfermeros, pero le atendió; primero la enfermera de guardia, después pasó al cirujano y luego con la pediatra de guardia, quien le indicó los analgésicos que tenía que tomar. Capaz en el tiempo de espera estuvo la falla”, dijo el médico.

Maidana agregó que tienen los medicamentos, pero que “pronto se suelen acabar”. Insistió que a la niña incluso le realizaron una placa y el cirujano le hizo la férula (soporte que mantienen los huesos y las articulaciones en su lugar para que puedan curarse después de una fractura). “Lo que le sugirió a la mamá es que haga una interconsulta con el traumatólogo. No hay ese especialista 24 horas”, dijo.

Esperó 7 meses y no consultó

Hace una semana, Cristina Rolón, mamá de una niña de 10 años con discapacidad, relató el calvario y tristeza que sintió hace unos días, luego de que le negaran supuestamente a su pequeña una atención en el Hospital Acosta Ñu. Pese a que esperó su turno desde hace 7 meses y viajó más de 350 kilómetros para esta consulta. Al llegar el día, el médico neurólogo que debía atenderlas, les canceló porque tenía un curso.

Dejá tu comentario