Extra
clima
29º C
G 6320
Dólar venta
G 6250
Dólar compra

Edición Impresa

Murió en la curva donde Senna hablaba con Dios

Anthoine Hubert falleció en un brutal accidente en Bélgica.

La reacción del multicampeón de Fórmula 1, el británico Lewis Hamilton, fue ¡Santo Dios! Luego de ver en la TV el terrible accidente, graficó a cada uno de los amantes del deporte motor que en la víspera lloraron una dolorosa tragedia.

En la segunda vuelta de la carrera de Fórmula 2 en el circuito de Spa-Francorchamps, en Bélgica, el piloto francés de 22 años, Anthoine Hubert, del equipo BWT Arden, perdió el control de su monoplaza y chocó contra los neumáticos de protección.

Sin embargo, el auto rebotó hacia la pista, a la que volvió de costado. Tanta fue la mala fortuna de Hubert que su monoplaza fue partido en dos por el terrible impacto de frente del Sauber de Juan Manuel Correa, piloto ecuatoriano-estadounidense de 20 años.

La carrera; la primera de las dos que figuraba en cartelera para el fin de semana, fue suspendida de inmediato. Minutos después se confirmó lo peor; Anthoine perdió la vida. Mientras tanto, Correa está internado en un hospital, estable pero con las dos piernas fracturadas. Se salvó de milagro.

Curva de la muerte

El trágico accidente tuvo lugar en la curva Eau Rouge, la más temida de los grandes corredores.

“Cuando pasaba por Eau Rouge hablaba con Dios”, solía decir el expiloto y leyenda de F1, Ayrton Senna.

Lewis Hamilton usó su Instagram para concienciar a los fanáticos del deporte motor de los riesgos que toman los pilotos en cada carrera y que muchas veces no son reconocidos. Y para despedir a Hubert.

“Anthoine es un héroe. Por tomar el riesgo para perseguir su sueño. Estoy muy triste con lo que ha pasado. Recordémoslo. Descanse en paz”, reza el párrafo final del emotivo texto que publicó el corredor inglés; cinco veces campeón del Mundo de la Fórmula Uno.

Dejá tu comentario