Extra
Destacados
clima
32º C
G 6270
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Edición Impresa

"Mi hijo festeja así y le imité un poco"

Santa Cruz explicó su celebración y dijo que viene de los videojuegos.

A sus 38 años, Roque Santa Cruz abrió el baúl, desempolvó un libro repleto de hojas doradas y luego castigó con dureza a los cerristas con su tremenda jerarquía. El Babygol la rompió en el superclásico con un póker de película.

Aún bastante emocionado como si fuera un mitã’i que acaba de debutar en Primera, el delantero franjeado explicó de dónde sacó su peculiar festejo, en la que apareció como si fuera Wolverine con sus garras afiladas. No obstante, su origen viene de otro lado.

“Lo venía hablando con mi hijo más pequeño (Benjamín de 9 años). Es un gesto que hacen los jugadores en la Play cuando marcan un gol. Cuando mi hijo me hace un gol me festeja así en la cara, lo imité un poco. Mi festejo vino por ese lado”, comentó el ídolo olimpista.

El Babygol hasta se pegó el lujo de elegir el tanto que más le gustó o el que consideró más importante. “Creo que el segundo gol fue vital, Cerro sintió el golpe donde seguro empezaban a imaginar que iban a poder aguantar hasta el final. Este tipo de vivencias a esta altura de mi carrera va a perdurar y se me quedará como un lindo recuerdo”, expresó el capitán en la 970 AM.

Flor de referentes

El amor entre Roque y la Nro. 24 viene desde hace rato y había sido es por un ídolo que tenía el delantero cuando era un pichiruchi.

“Raúl Amarilla y Marco Van Basten fueron grandes espejos en mi carrera. Hoy compartir con Raúl es un privilegio. La camiseta 24 es en homenaje a Raúl Amarilla, que siempre la usaba, también se debe a que es la fecha donde se conmemora el día de la Virgen María Auxiliadora”, añadió.

Santa Cruz es tan crack que hasta elogió a Alan Rodríguez, el cerrista que hizo historia siendo el más joven en firmar un doblete en un clásico.

“Estoy contento con él por sus goles, no todos tienen la oportunidad de marcar en un clásico y a tan temprana edad. Ojalá pueda repetir estas situaciones y que los paraguayos lo cuidemos más para el futuro”, tiró.

Por último, contó que el efusivo abrazo con el presidente Marco Trovato fue por el gran olimpismo que une a los dos. “Fue un abrazo donde nos sacamos de encima un peso, el peso de la semana en cada clásico. Pasaron muchas cosas, es un partido siempre especial”, remató el histórico ariete.

tema de Roque.JPG

Dejá tu comentario