Edición Impresa

Mataron de 57 puñaladas a hermano de concejal colo'o

La mujer dijo que fueron víctimas de asalto al volver de una jineteada.

En el día con mayor devoción del país, la violencia no se quedó ausente. Se tiñó de rojo un hogar en el mismo departamento de la Cordillera.

Lino Gilberto Ayala Saldívar murió ayer a las 3:00 tras recibir 57 puñaladas en distintas partes del cuerpo. Fue en su propia casa ubicada en la calle Teniente Quintana del barrio centro de Isla Pucú.

El hombre de 58 años, pintor, es hermano del concejal de dicha ciudad, Jorge Ayala; del partido colorado.

“Hasta el momento se desconoce al autor, pero hay sospechas de que fue su pareja, Petrona Franco Acosta, de 58 años de edad”, mencionó el suboficial Roberto Noguera de la Comisaría 8ª de Isla Pucú.

El Ministerio Público ordenó la detención de la mujer por medida de seguridad mientras siguen trabajando en la causa.

Ayala acusó un total de 57 puñaladas, de las cuales, 25 fueron en la parte frontal del cuerpo y 32 en la parte trasera, afirmó Noguera.

“También recibió heridas en el rostro y se le degolló”, mencionó el uniformado.

Shock hemorrágico

El médico forense, Arnaldo Fretes, corroboró que la causa probable de muerte fue shock hemorrágico por herida de arma blanca.

La cantidad de heridas punzantes dan la pauta de que el agresor (o agresora) se ensañó con él y que podría tratarse, efectivamente, de un crimen pasional.

“Según los vecinos, Lino Ayala era una buena persona”, confirmó el agente.

Mencionó que están averiguando con la Fiscalía si esta pareja ya era problemática, porque “en la comisaría no registramos ninguna denuncia de violencia doméstica”.

De acuerdo al informe policial, quien dio aviso de lo que ocurrió fue Alberto Saldívar, vecino y primo de la víctima. Él comunicó un supuesto hecho de robo.

Supuesto asalto

Al llegar al lugar de los hechos, la policía se encontró con el cadáver y habló con la pareja, Petrona Franco, quien dijo que estaban volviendo a la casa de una jineteada y que cuando ella entró al baño, desconocidos atacaron a Ayala, luego de anunciar que “esto es un asalto”.

“Me asusté y salí corriendo de la casa para pedir auxilio sin poder divisar a los autores”, dijo Franco a los efectivos.El cuerpo fue entregado al hijo que tienen en común para su velatorio, en el mismo hogar en el que murió. El fiscal de la causa es José Morínigo.

Dejá tu comentario