Edición Impresa

Más denuncias: El primer beso debía ser con el pastor, dijo víctima

Además contó que recibió acoso en los campamentos religiosos que se realizaban en la iglesia. El "siervo de Dios" sabía ganar la confianza de sus víctimas.

“Siervo de Dios”. Así supuestamente se hacía llamar el pastor José Félix Villalba Casco, según la denuncia de varias víctimas de abuso sexual.

El religioso fue acusado hace unos días por ocho mujeres de aprovecharse de ella cuando eran niñas.

A esto se suman tres denuncias más que complican aún más al pastor que hace sus prédicas en la Iglesia Belén Pentecostal Libre del Paraguay ubicada el km 6 ½ de Ciudad del Este, Alto Paraná.

Un grupo de la organización Con Los Niños No se manifestó ayer frente a la Fiscalía para pedir respuestas al fiscal Luis Trinidad por no imputar aún al religioso.

En la mañana de ayer las mujeres se presentaron ante la Fiscalía para contar lo que les tocó vivir. L. P aseguró ser una de sus víctimas y dijo que el hombre primero se ganaba la confianza de las chicas. Ella tenía 13 años en ese entonces.

Les hacía prometer que su primer beso iba a ser con él y luego las manoseaba.

“Él se hacía de papá, ganaba mi cariño, porque él sabía el entorno de violencia que llevaba, él sabía que mi papá era violento”, contó.

Agregó: “Fui víctima de acoso. Él nos buscaba en nuestra casa, nos llevaba a nadar o al campamento. En nuestra época, lo que más hacía era en una quinta que él tiene”, dijo. Mencionó que hizo la denuncia pensando en los niños y las niñas, también porque se enteró que el hombre sigue haciendo lo mismo con otros niños y que la iglesia estaba al tanto.

Denunció a su cargo, aseguran

De acuerdo a un comunicado de la iglesia, Villalba Casco supuestamente renunció a su cargo y no se sabe dónde está. El fiscal de la causa, Luis Trinidad, dijo a EXTRA que las mujeres ya declararon ante el Ministerio Público y que hoy se tiene previsto que se presenten más personas para declarar. El pastor supuestamente las llevaba a una quinta de su propiedad, manoseaba a las niñas de entre 12 y 13 años y les daba su primer beso.

Dejá tu comentario