Edición Impresa

Los monarcas de la B la pasaron mal en el Bajo

"No van a salir vivos de acá", amenazaron hinchas del "3".

Dramática fue la definición de la Primera B del sábado pasado y también lo que vivió el plantel de Ameliano, que en vez de celebrar el ascenso, estuvo con el Jesús en la boca en la Chacarita, luego de derrotar al 3 de Febrero RB.

El equipo de barrio Jara convirtió a los 81’ el gol del título y el grito sagrado puso de mal humor a los locales. “Algunos jugadores estábamos en las gradas. Más de uno saltamos a festejar. Ahí fue que entre 5 a 6 personas nos agreden verbalmente”, contó a EXTRA, Derlis Ortiz, volante de la V azulada.

Cuando los futbolistas se alejaron de ese lugar, desde otra zona recibieron amenazas. “Los que estaban detrás del arco nos dijeron: Váyanse, ustedes no van a salir de acá vivos, si no ligan, van a comer bala”, relató.

Mientras tanto, dentro de la cancha la situación estaba igual de densa que afuera. A Juan Cabrera, defensor del conjunto rojo, se le soltó la cadena porque le aplicó un codazo al central Blas Paredes y lo remató con dos patadas en la cabeza. Lógicamente vio la roja.

Embed

Al término del cotejo, buscaron al referente de Ameliano, Alfredo Mazacotte, porque este le gritó su tanto en la cara al arquero del “3”. Por más de que cascos azules lo custodiaban, Maza ligó de atrás un sopapo del suplente, Rodney Espínola.

Posteriormente, los visitantes se refugiaron en el vestuario más o menos dos horas por la presencia intimidante de unos 50 hinchas del 3 de Febrero. “Estuvimos en el vestuario sin poder hacer nada. Ellos no se iban, inclusive venían más. Nos decían las cosas cerca del tejido, por poco nos linchan ahí. Es un lugar muy peligroso y los policías le conocen a la gran mayoría de esa gente. Cuando vinieron los refuerzos empezaron a abandonar de a poquito”, recordó el Pollo.

Farra en la paila

Tras lo ocurrido en la Chaca, la ceremonia de premiación recién se pudo realizar ayer. Robert Harrison, presidente de la APF, entregó la Copa al Campeón que tuvo un festejo tardío pero merecido en su Paila.

Dejá tu comentario