Extra
clima
26º C
G 6290
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Edición Impresa

Los hermanos se vieron la cara en una FINAL

Roberto, Eugenio y Juan protagonizaron una insólita historia.

Por la final de la Liga Tebicuary de Fútbol se vieron las caras los eternos rivales, Capitán Leguizamón y Sportivo San Pedro.

Este encuentro tuvo un ingrediente insólito que puso en escena a tres hermanos amantes del balompié. La familia Amarilla apareció en la cancha con un miembro por cada equipo y como si fuera poco, hasta el encargado de impartir justicia pertenecía al clan.

Capitán Leguizamón se consagró campeón con Eugenio Amarilla en sus filas. Venció 4-3 al Sportivo San Pedro, quien contó en portería con Roberto Amarilla. Mientras que lo de impartir justicia estuvo a cargo del mayor de los hermanos, Juan.

“Fue una experiencia, que nunca imaginamos, pero dentro de todo muy buena, sobre todo para mí, porque metí tres goles. Fue lindo compartir con mis hermanos en cancha”, expresó Eugenio a EXTRA.

En relación al partido, el jugador del campeón comentó que hubo mucho respeto, entre los tres, pese a que el partido tuvo sus jugadas polémicas.

“Para mí fue un buen arbitraje de mi hermano mayor, si bien ellos reclamaron dos penales que nos cobraron para mí, fue acertada la decisión de Juan. Roberto lo que más le reclamó, pero siempre con respeto,” agregó.

En cuanto a las tradicionales cargadas, que se suelen dar, entre el que ganó y el que perdió, en este caso no sucedió. “Yo respeto mucho al equipo contrario y sé que no da gusto perder, por eso no le hinché”, acotó.

Apoyo unánime

En cuanto a la familia en sí, Eugenio indicó que todos estuvieron de su lado por una sencilla razón.

“Mi familia completa apoyó a mi equipo, porque todos son hinchas del Capitán; solo la señora de Roberto le alentó a él, que esta temporada reforzó al Sportivo”, remató.

Lo cierto y lo concreto era que gane quien gane, la familia Amarilla festejaba.

Dejá tu comentario