Edición Impresa

Llora en las noches por extrañar a su pequeña

La venezolana anhela poder contar con un contrato.

Apenas corta la videollamada, y en la soledad de su pieza, se desahoga echando lágrimas.

Lleva un buen tiempo sin poder ver a la niña de sus ojos y esa es la realidad con la que debe convivir Daniela Cristaldo.

La venezolana llegó al país el 6 de septiembre del 2019 para acoplarse al plantel de Primera de Cerro Porteño. El cierre de las fronteras tras la cuarentena ya no le permitió volver a su tierra, por lo que el inmenso techaga’u por su pequeña es el plus que complica su estadía.

LUN20200504 20 A1,ph03_12846_19892522.jpg

“Todos los días hablo con mi hija y son llamadas largas que me hacen sentir bien. A veces se me pone a llorar porque me dice que me extraña mucho y que quiere estar a mi lado”, contó a EXTRA la jugadora. Daniela se arma de valor para no mostrar debilidad, pero confiesa que durante largas noches se quiebra.

MASTER 20 A1,ph02_11939~615208_19892525.jpg

“En estos momentos de cuarentena me ha pegado un poco más porque estoy sola, pero trato de tener mi mente ocupada para no decaer”, explicó. Sin embargo, confía en que todo esto terminará pronto.

Ayuda

La central azulgrana no tiene un contrato con el club, pero aseguró que llegaron a un acuerdo para poder competir durante las temporadas 2019-2020.

“Salió un comunicado de la APF sobre la suspensión de la totalidad del año para la formativa, más no mencionaron Primera División Femenina o sea puede ser que se reanude”, sostuvo.

Por el lado de la ayuda económica, Cristaldo agradeció que no le hayan dado la espalda. “Tuve un poco de miedo al principio porque no sabía qué iba a pasar de mí, pero gracias a Dios no me hicieron faltar nada”, agregó.

Finalmente, habló del anhelo que tiene porque el fútbol femenino se profesionalice aquí. “Es tarea pendiente, tiene que surgir, ya que muchos países ya cuentan con jugadoras contratadas. No perdemos la fe para que eso se haga realidad”, remató.

Dejá tu comentario