Edición Impresa

"Le pedí tiempo, pero me echaron a patadas"

Su sobrina la dejó en la calle con sus tres hija, en plena pandemia, en Caazapá.

Emiliy Benítez (22) se vio en la calle de un día para el otro, luego de que la desalojaran sin orden judicial de donde vivía en Rojas Silva, Caazapá. Encima, la golpearon.

Al mediodía del jueves, Richard Acuña de un patadón abrió la puerta donde estaban Emily y sus tres hijitas. No entendió mucho, intentó pedir explicaciones, pero recibió puñetazos y arañazos por parte del hombre y su concubina, quien resulta ser la propia sobrina de la víctima, Carolina Benítez (19).

“Hace un año me mudé, le pedí a mi hermana permiso para entrar en su terreno, ahí construí una casita. Vino mi sobrina a quitarme a patadas de ahí. Yo le pedí tiempo hasta poder encontrar otro lugar, pero no quisieron saber nada”, relató a EXTRA la joven.

Le echaron del alquiler dos.jpg

Sus colchones, sus ropas y otros muebles fueron tirados a la calle por la pareja. En la tarde alzó su historia a Facebook y rápidamente el caso se viralizó. Gracias a eso, algunas personas se comunicaron con ella e incluso le hicieron giros de plata.

Emily es vendedora de remedios yuyos y, debido a la pandemia, ya no sale a hacer su recorrido, por lo que no cuenta con ingresos. Actualmente está en la casa de su papá, pero su sueño es otro.

“Yo tengo también un terreno, pero necesito desmontar la construcción que hice y llevar eso. Me faltaría un poco de ladrillo y chapas también. Una de mis hijas sufre de retraso mental y también de epilepsia, por eso busco un lugar tranquilo para estar”, indicó la vendedora de yuyos.

La denuncia de la agresión se hizo en la comisaría local, pero como es algo privado, la mujer debe querellar a su familiar.

Dejá tu comentario