Extra

Edición Impresa

Le aplicó un SANTO CASTIGO al CICLÓN

Cerro atacó por cielo, mar y tierra buscando la paridad, pero no hubo caso, el Rayadito aguantó las embestidas del rival y terminó quedándose con los tres puntos.

Cerro Porteño llegó a Sajonia con el pecho inflado; estaba invicto y con la portería imbatida en el semestre. Sin embargo, el conjunto azulgrana se topó con su Santo problema de la temporada y lo volvió a dejar Rayadito.

Apenas comenzó a rodar la caprichosa, Diego Churín llegó hasta las narices de Wilson Quiñónez, golero local, que evitó el grito sagrado. Pero como si se tratará de un juego de naipes, el Retruco de San Lorenzo fue sobre la marcha. De contra, Derlis Mereles rompió el cero con un golazo.

El Sub19 del Rayadito recibió el balón, cuando vio a Daniel Rivas, lateral cerrista, le alzó en NSA para que su viaje sea más placentero. Ya con vía libre, sin moros en la costa, el mitã’i ajustició a Popi Muñoz al minuto de juego. Fue el primer tanto oficial del Carasucia en Primera División.

Lo que se vivió a partir de ahí hasta el entretiempo fue un monólogo interminable del Ciclón, que atacó por cielo, mar y tierra buscando la paridad. El Santo solo se limitó a aguantar las embestidas del rival con mucho heroísmo.

Cerro Porteño se aprendió un par de rezos extras para el segundo capítulo logró maniatar a San Lorenzo.

Temperaturas altas

Empujando más que pasajero de colectivo interno, los muchachos de Miguel Ángel Russo llegaron a la paridad a los 69’. El Beto Espínola se acordó de tirar un buen centro y Nelson Haedo Valdez, con toda su jerarquía, se anticipó a todos y desató la algarabía azulgrana.

El Ciclón siguió soplando con fuerza y el Santo aguantó la tormenta con mucha oración. No obstante, apenas pudo salir de su refugio, le mostró a su rival cómo se arma una jugada didáctica. Como sacada del laboratorio de Pep Guardiola, Mario Otazú aplicó el famoso: “mía, tuya, te la presto”, hizo una pared con un compañero y luego, poseído por Roberto Carlos, metió un centro fantástico. En el área, más solo que sereno, Ángel Benítez la sopló con la testa y salió a gritar: ¡Esto es San Lorenzo!

El Rayadito se colocó en el podio del torneo, mientras que el Ciclón deberá dar vuelta la página y pensar en la revancha por Copa Libertadores ante otro Santo, el miércoles a las 18:15, en la Nueva Olla.

Dejá tu comentario