Edición Impresa

La NOVELA BORJA tuvo un triste final

El Franjeado sufrió un revés en su intención de contratar a un Clase A.

El Rey de Copas tropezó y de nuevo con la misma piedra, es que el delantero cafetero Miguel Borja le habría hecho la gran Rodallega, y cuando era inminente su llegada a la O, finalmente está para jugar en su país.

La ilusión de los franjeados por contar con el buen jugador colombiano llegó a las nubes cuando hace unos días el propio Miguelito, en una entrevista, daba por cantada su llegada al país, sin embargo, en la misma nota haciendo un guiño al Junior de Barranquilla, hizo que las cosas se compliquen.

El futbolista había declarado: “Estoy dispuesto a jugar en Junior, soy hincha del equipo y si en su momento si toca ceder en lo económico, se cede”, tiró y terminó siendo anzuelo.

Al escuchar esas palabras, el alcalde de Barranquilla y dueño del Tiburón Alejandro Char, no dudó en tentar la posibilidad de contar con el atacante.

“El problema de Borja no es el salario sino lo que pretende Palmeiras. La jugada está en cuánto cobrarían ellos por prestarlo, pero si quieren, denle mi contacto”, había mencionado el directivo el viernes pasado.

Según la prensa cafetera, el alcalde de la ciudad se había reunido el viernes con el empresario del jugador. Luego de confirmarse el acuerdo, en sus redes sociales, habló de las negociaciones.

“Estamos cerca de tener a Miguel Ángel Borja vestido con la Rojiblanca. Palmeiras ya recibió la propuesta formal de préstamo con opción de compra que le hizo Junior. ¡Este será el mejor aguinaldo para nosotros los Junioristas!”, posteó.

Una locura

Según los datos que se filtraron, la O quería tirar la casa por la ventana, ofreciendo pagar 2.400.000 dólares por año al jugador y si hacía 20 goles en el año, el franjeado debía comprar el pase por 6.500.000 dólares.

Pero el amor es más fuerte y Borja iría al Junior por 2.500.000 dólares al año y el precio del pase a 4.500.000 dólares, menos de lo ofrecido por el Decano.

Dejá tu comentario