Extra

Edición Impresa

La maestra que arma un CLÁSICO en su clase

Una profe cerrista recibió un inesperado regalo por parte de un alumno por el día de la amistad. A pesar de su preferencia no le quedó de otra que aceptar y contó cómo hace para sacar provecho al fanatismo de sus pupilos convirtiéndolo en un método efectivo en el proceso de aprendizaje.

En el Centro de Educación para Jóvenes y Adultos de Ciudad del Este, donde asisten personas que trabajan durante el día y estudian por la noche, festejaron el Día de la Amistad como en todos lados, pero con una particularidad vinculada a la pasión del fútbol.

Un estudiante sin querer queriendo le entregó un regalo con la insignia de la O a su profesora que es hincha de Cerro Porteño. “Jugamos al amigo invisible. La regla era traer regalos unisex porque los nombres sorteamos en la hora. Junior trajo una toalla de Olimpia y casualmente me sacó a mí. Yo saqué su nombre y le obsequié un caja de bombones”, comentó la profesora Selva Cabrera de Benítez al Diario EXTRA.

MASTER 20 A1,ph02_11939~977976_13631660.jpg

Por las circunstancias en las que recibió el presente, la maestra lo aceptó gustosa. “Tendré sobre mi mesa. Es señal de cariño al alumno”, dijo.

Sin embargo, los azulgranas del aula ya le metieron presión. “Ahora ya se sienten celosos los cerristas, quieren que sustituya por la de Cerro, creo que voy a ganar otro regalo más”, contó.

Cátedra superclásica

Al estar dividida la clase por el Clásico paraguayo, la profe Selva le saca provecho al fanatismo de sus alumnos convirtiéndolo en un método efectivo en el proceso de aprendizaje.

“Esa rivalidad de clubes utilizamos para las exposiciones. Junior lidera su equipo y Celestina lidera el equipo de Cerro. Los carteles se pintan con los colores de ambos clubes para la competición”, detalló la educadora.

Lo que hace la pedagoga esteña es un lindo ejemplo de cómo fomentar una contienda sana entre hinchas archirrivales, entendiendo que se trata de un deporte y no de una guerra.

Así también lo comprendieron hace unos días Juan Gómez, fanático del Ciclón, y Willian Sánchez, aficionado del Decano. En la previa del día del amigo, el cerrista le regaló a su cuate una entrada para que vaya al Defensores a ver a su querido Olimpia ante Liga de Quito por Copa Libertadores.

Lo ideal sería que estas acciones mencionadas se multipliquen y ayuden a generar tolerancia entre los clásicos rivales.

Dejá tu comentario