Extra

Edición Impresa

La echaron del trabajo en plena etapa de lactancia

Empresa de transporte Capiatá SRL, una vez más está en el ojo de la tormenta. Funcionaria que fue despedida dijo que hubo una persecución contra ella, incluso denunció que llavearon el baño que usaba.

La empresa de Transporte Capiatá SRL, una vez más, es acusada de discriminar a mujeres que decidieron ser mamás.

Esta vez, Elisea Aquino Verón compartió la amarga experiencia que le tocó vivir trabajando en un lugar donde hicieron de todo para que ella renunciara.

“En septiembre del 2014 yo firmé un contrato de trabajo con ellos. El contrato era un papel y un pagaré en blanco. Como necesitaba del empleo, acepté”, relató la mujer.

Durante más de tres años todo marchó sobre ruedas, hasta que quedó embarazada.

“Comenzaron a descontarme de manera compulsiva el salario que no llegaba ni a G. 2 millones, todo eso aguanté hasta que tuve mi reposo por maternidad”, recordó.

Elisea

Elisea regresó al trabajo cuatro meses después y se encontró con que cambiaron su horario, le exigieron que cubra la parte administrativa de 15:30 a 02:00 de la mañana.

“Yo le tenía a mi bebé que mamaba y me negué a ese horario”, contó.

Como no hubo caso decidieron bajarla de categoría.

“Me dijeron que iba a trabajar como portera y que iban a bajar mi salario. Todo esto ocurría sin que yo pueda acceder a los horarios de maternidad que por ley me correspondía”, se lamentó.

Agregó que tenía un baño precario que después llavearon y esto la obligó a recurrir a los vecinos a la noche para que haga sus necesidades.

“Yo no tenía lugar ni dónde extraer mi leche. Esta empresa discrimina de forma constante a las que decidimos decir ‘sí’ a la vida”, señaló.

Denuncia

La afectada finalmente fue echada de la empresa hace cinco meses. Realizó la denuncia en el Ministerio de Trabajo, desde allí notificaron a la empresa y exigieron la reposición, pero Elisea dijo que ya no quería volver.

“Nunca me pagaron por el último mes que trabajé y menos la indemnización, querían arreglar todo ofreciéndome una gratificación de G. 1.000.000”, contó.

El gerente de la Línea 58, Roberto Jiménez Ayala, argumentó que en ningún momento Elisea fue despedida de la empresa. Luego señaló que el asesor jurídico maneja el caso, sin dar más detalles del conflicto.

Dejá tu comentario