Extra
Destacados

Edición Impresa

La donación de Pablito a su querido Kure Luque

Pablo César Aguilar no olvida lo que hizo por él, el club de sus amores. Y, como una forma de agradecimiento decidió ayudar en la renovación completa del gimnasio del Sportivo Luqueño. En una emotiva ceremonia le prometieron al defensor del Cruz Azul de México, que la 23 nadie la usará hasta que él decida alguna vez volver.

El defensor Pablo Aguilar demostró una vez más su amor incondicional por el Chanchón, al realizar una donación para la ampliación y renovación de las maquinarias del gimnasio de la institución.

El acto de reinauguración se llevó a cabo ayer con la presencia de los principales directivos y jugadores campeones del Apertura 2007, así como el entrenador de aquel equipo, el argentino Miguel Angel Zazhú.

El presidente del Kure Luque habló en representación del club para darle mil gracias al ídolo de la República. “Estamos muy agradecidos por el gesto que ha tenido Pablo Aguilar. Es digno de destacar porque muestra su calidad de persona y su amor por la institución”, expresó Celso Cáceres durante la ceremonia.

Le guardaron la 23

Para retribuir el enorme aporte del futbolista, actualmente en el Cruz Azul de México, el Comité Ejecutivo del Sportivo bautizó al gym con el nombre de “Pablo César Aguilar” y descubrió un mural con su rostro.

Pero lo más significativo fue un homenaje al estilo de la NBA. “Hemos tomado la decisión que mientras vos estés en el exterior y hasta el día que vos vuelvas a Luqueño nadie va a usar el número 23”, le dijo el mandamás al jugador, que siempre utilizó ese dorsal.

MASTER 20 A1,ph02_11939~389661_11439192.jpg

Lógicamente, el defensor con sangre auriazul se sintió halagado por todas las muestras de afecto y recordó que el Kure lo recibió con los brazos abiertos cuando nadie le daba pelota.

“Gracias a todos por el cariño, la verdad que para mí es un placer colaborar con mi club que me dio todo. En un momento, después de que nadie me quiso más, me recogió nuevamente Luqueño, me dio la oportunidad, y después de eso conseguí cosas importantes afuera”, resaltó Pablito, más emocionado que novio nuevo.

Partió un campeón

La República de Luque está de luto por la muerte de un símbolo del Sportivo Luqueño, don Cipriano Romero, que fue campeón como jugador en 1951 y 1953.

20190608-017 17-A1-Sab,ph01_20231_11439243.jpg

El padre de Julio César Romerito y Cipriano Toño, también exfutbolistas del auriazul, falleció a los 91 años.El club expresó por las redes sociales su profundo pesar y las condolencias a los familiares por la partida de un prócer de la institución.

Dejá tu comentario