Edición Impresa

Kuriju de cuatro metros entró a una casa y asustó al rollo

Pobladora de Fuerte Olimpo se pegó el susto de su vida cuando en medio del apagón y la torrencial lluvia vio a la enorme anaconda enrollada en el corredor de su casa. En las zonas inundadas abundan las víboras cuyas mordeduras incluso ya se cobraron vidas.

El canto de grillos y ranas que hacían fiesta por la inundación se interrumpió abruptamente con la caída de una torrencial lluvia.

El mal tiempo del domingo trajo consigo un apagón, dejando a todo Fuerte Olimpo (Alto Paraguay, Chaco) a oscuras.

Esto obligó a Yodina González a cerrar las puertas de su casa, que se encuentra “pegada” al río Paraguay.

Una década viviendo en la zona ya los tiene acostumbrados a estos eventos, sin embargo, la llegada de una inesperada visita hizo que entraran en pánico.

casa de la kuriju.jpg

“Como todo estaba tan oscuro, me dijo mi marido que iba a salir afuera a alumbrar un poco con su celular”, contó Yodina. Fue en ese instante que el grito de Aurelio Samaniego la alarmó. “Fui a ver qué es lo que pasaba y ahí encontramos a una enorme anaconda (kuriju) enroscada en el corredor”, recordó.

El corazón de Yodi comenzó a latir a mil por hora y a pesar de que la enorme víbora ya es conocida en el barrio, su presencia hace temblar a quienes están cerca.

“Siempre la solemos ver cuando sube a los botes pero nunca llegó a entrar a nuestra casa”, comentó.

Aurelio agarró un palo pero, lejos de intentar matar al animal, solo lo empujó para que volviera al río.

“Era como de cuatro metros si no es más, yo calculo que vino como para comerle a mis gatitos que hace poco nacieron”, dijo Yodi.

Agregó que acostumbra rociar con creolina alrededor de la vivienda para que las alimañas no los invadan. “Esa es la única manera de protegernos durante la época de las crecidas. Yo tengo cuatro hijos chicos, pero constantemente estamos teniéndolos en ojo”, comentó.

Los pobladores de barrios como María Auxiliadora están expuestos de manera constante a la presencia de estas y otras peligrosas serpientes.

Varios mordidos

Damaris Wagner, directora del Hospital de Fuerte Olimpo, señaló que en menos de un mes ya atendió a 10 pacientes que fueron mordidos por distintos tipos de serpientes. Uno de los últimos casos derivó incluso en la muerte de un joven de solo 15 años, que fue víctima de una letal cascabel.

El adolescente fue derivado primero a Concepción y luego a Itauguá, pero no aguantó. Tenía rastros de pequeñas mordeduras en la planta del pie.

Dejá tu comentario