Extra

Edición Impresa

"Iván me decía que ellos ya no daban más"

Jugador de colón le pidió la camiseta a Tito Torres, pero...este no le quiso dar

Cristóbal Colón de Ñemby sigue en boca de todos por el batacazo de dejar fuera de la Copa Paraguay al Rey de Copas. En ese sentido, siguen saliendo a la luz anécdotas del épico partido en Capiatá.

En contacto con EXTRA, el juvenil del Conquistador ñembyense, Gustavo Verón, reveló la experiencia que tuvo con el lateral izquierdo de la O, Iván Tito Torres.

“Antes de ser cambiado le pedí a Tito si me podía regalar su camiseta para darle a mi mamá, pero parece que no me entendió, porque fue en medio del partido. Aunque cuando me cambiaron me dijo que me buscaría después del partido. Pero cuando terminó el juego, él salió rápido, parece que se picharon”, expresó el carasucia del equipo.

La charla con el Tito fue constante. El futbolista de 17 años y el zurdo franjeado hilaron unas cuanta palabras durante el cotejo en el Erico Galeano.

MASTER 20 A1,ph02_11939~283724_15354737.jpg

“Durante el partido, Iván me decía si podía bajar un poco la velocidad, que ellos ya no daban más, también reconoció que nuestro delantero le estaba dando mucho dolor de cabeza”, agregó.

Lo cierto y lo concreto es que brindaron la nota, y se ganaron el respeto de todos.

Vida personal

Entre otras cosas, Verón contó que aún sigue cursando la secundaria en el colegio y explicó cómo compagina con su ilusión detrás de una pelota.

“Soy pilarense y hace tres años que vine con mi familia a la capital, con la meta de hacer lo que más me gusta, dedicarme al fútbol. Hace un año que me probé en Colón y me quedé”, señaló

Además, el futbolista del Navegante recordó su rutina diaria.

“Me levanto a las 4 de la mañana, entreno de 3 a 5 de la tarde, luego voy al colegio, para después volver a casa directo a descansar”, añadió.

Cabe resaltar que después de esta hazaña, un ambiente bastante distinto rodea a Gustavo, tanto en el club como en su casa.

“Ayer (jueves) mis compañeros me recibieron como siempre, pero con más felicidad de lo normal. Y mis padres están más que orgullosos”, remató el mita’i que se mandó un partidazo.

Dejá tu comentario