Edición Impresa

Hinchas sabaleros que emocionaron al rollo

Los famosos por su pasión por Colón hablaron con EXTRA.

Ayer se recordó el aniversario de la histórica final de la Sudamericana celebrada en la Nueva Olla en donde los hinchas de Colón no pudieron festejar el título pero hicieron latir fuerte el corazón de los amantes del fútbol.

Más de 40.000 sabaleros habían invadido Asunción y entre ellos resaltaron dos fanáticos que reflejaron de una manera única la pasión por su club. Darío Genolet, el señor cuya imagen se volvió viral por cantar llorando el “Yo soy sabalero” de los Palmeras, charló con EXTRA sobre aquel momento épico.

"Es una de las cosas más lindas que me pasó en mi vida. (Su llanto) Era por los presentes, por los ausentes y por el sueño de ser campeón que lamentablemente no se dio. Ir a otro país y sentirse como si estaba en Santa Fe fue realmente emocionante. Fue una conjunción de cosas que provocaron mis lágrimas", rememoró.

Embed

Reconocido

La repercusión del video que protagonizó fue tan gigantesca que hoy día es uno de los sabaleros más populares de la ciudad.

"Voy a distintos lugares y se siguen acordando de mí. La gente me para en las calles, me pide fotos y videos", contó.

Sobre su experiencia en suelo guaraní nunca olvidará cuando nuestros compatriotas repartían botellas de agua sin pedir nada a cambio para aplacar el calor infernal.

Eternamente agradecido con el pueblo paraguayo. Nos recibieron con los brazos abiertos, muy hospitalarios

Cuando el Chelo Estigarribia jugaba en Colón visitó con su señora a Darío. A parte de regalarle su camiseta rojinegra lo invitó a Paraguay.

"En algún momento me contactaré con él y me iré", dijo.

El ciclista

Jorge Nini es el otro hincha sabalero que se ganó el cariño y la admiración de todo el mundo al recorrer 750 km para ver a su amado equipo. Una aventura que lo marcará para siempre.

"Colón llenó mi vida, pasé tantas cosas lindas. Yo salí con lo justo y en cada pueblo me alimentaban y me recibían en los hoteles. Sin el apoyo de la gente no hubiese llegado", admitió a nuestro diario.

Por su hazaña, al igual que Genolet, se hizo de fama en Santa Fe.

"Pedaleo siempre por acá, me encuentro con la gente que me para en la ruta, me toca bocina y se quiere sacar una foto conmigo, me reconocen", mencionó.

El próximo año voy a estar por Paraguay visitando en mi bicicleta a Gabriel González y unos amigos

El ciclista aprovechó para expresar su gratitud eterna por la generosidad de nuestro país en donde le obsequiaron entradas, le ofrecieron techo, ere eréa.

"La atención que tuve en Paraguay fue maravillosa", destacó.

Dejá tu comentario