Extra

Edición Impresa

"Era un muchacho sin vicios y que se iba mucho a la iglesia"

Crimen en San Lorenzo: analizan circuitos cerrados para hallar a culpables.

“Era uno de los sustentos de la casa, un muchacho sin vicios, se iba a su iglesia los domingos", dijo Diego, con profunda tristeza, sobre su hermano Francisco Crechi, el joven de 28 años asesinado en la noche del lunes por dos asaltantes en moto, a solo dos cuadras de su casa, en San Lorenzo.

Francisco trabajaba en un local comercial de un shopping para costear sus estudios de diseño gráfico y ayudar a su familia. Tenía amigos, una novia, un grupo de oración en una iglesia cristiana y un club al que alentaba, Cerro Porteño. Francisco era el segundo de tres hermanos, y según Diego, el menor, era muy reservado, incluso más que él. "Era un muchacho divino, nunca le molestaba a su mamá, él nomás lavaba su champión y toda su ropa para la semana", dijo muy sentida una de sus tías. Su hermana Luz María, al enterarse de la tragedia, salió de Buenos Aires con su tía para venir a dar el último adiós a Francisco.

El joven solía ir a quedarse con su madrina entre semana, para que no esté sola. Normalmente, Francisco salía temprano de su casa, pero el lunes quiso ver el partido de Cerro ante Santaní y se dispuso a ir a eso de las 21:30. Unos minutos más tarde, lo mataron en una esquina.

La Fiscalía y la policía analizaron varios videos de circuito cerrado y están tras los pasos de un sospechoso. El fiscal del caso, Julio Ortiz, dice que están tratando de resolver el crimen lo antes posible: "Estamos aunando esfuerzos. Duele mucho ver a una mamá llorando porque mataron a su hijo, un trabajador", declaró el agente del Ministerio Público.

Se movilizan por justicia

Los vecinos del barrio Santa Ana organizan una manifestación para exigir justicia por Francisco y más seguridad para todos. Será el viernes en el club Imperial de San Lorenzo. Familiares del joven dicen que últimamente rondan desconocidos por el barrio.

Dejá tu comentario