Extra

Edición Impresa

Encontró su auto quemado y sospecha del hijastro

Mujer dijo que él nunca la aceptó. Estos dramas familiares no son extraños en nuestra sociedad, afirman.

Blanca Estela despertó de golpe ayer a las 03:00 por un estruendo en el patio de su casa, en el barrio María Victoria de Pedro Juan Caballero. Salió y se encontró con su auto quemándose, mientras un hombre saltaba la muralla hacia la calle.

La afectada llamó a la policía y dijo que el único sospechoso es un joven llamado Nelson Velázquez, hijo de su pareja Rosalino Velázquez, con quien mantiene una relación desde hace 10 años. Según su versión, publicada por la 570 AM, el joven no aceptaba que ella sea su madrastra. El caso fue comunicado al Ministerio Público. Según el suboficial Rodríguez, del puesto policial Nro. 1 de Cerro Cora’i, hasta ayer de tarde no pudieron dar con el muchacho.

Aunque el hecho no fue esclarecido aún, se podría decir que son habituales los problemas entre los hijos y las segundas parejas de sus padres, pero las actitudes de los hijos consisten más bien en chantajes y juegos psicológicos, no suelen ser agresiones físicas o destrucción de objetos.

La psicóloga Panambí Rabito dice que varios factores pueden mover a un adolescente o joven a rechazar a la nueva pareja de sus padres: que la sociedad no ve aún esas uniones con buenos ojos, la falta de atención por parte del adulto, posibles manipulaciones por parte de los adultos o problemas anteriores no resueltos que “estallan” cuando alguien nuevo aparece en la familia, etc.

Dejá tu comentario