Extra
clima
28º C
G 6290
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Edición Impresa

En Atyrá, limpiaron al plantel así como la ciudad

El mandamás del club, Rubén Deggeller, decidió separar a cuatro jugadores supuestamente por bajar su rendimiento en la fecha pasada.

Peleando por el ascenso a Primera, con 47 puntos, a 4 de la zona de privilegio y con 9 por jugarse, Atyrá FC vive una inexplicable crisis originada por una insólita reacción de su presidente.

Debido a algunas sospechas sobre algunos futbolistas, de que habían ido a menos en la derrota de la Celeste en la fecha pasada ante Fernando de la Mora, el mandamás del club, Rubén Deggeller, decidió separar a cuatro jugadores. Ante esta decisión del capo máximo, el plantel a pleno decidió solidarizarse con sus compañeros.

“Dudar después de 27 fechas de la honorabilidad de los jugadores es desastroso. Lastimosamente se acabó también mi gran sueño de dirigir en Primera División si es que el presidente no revé su postura”, expresó el DT, Ángel Martínez a la 1080 AM.

Los apuntados por el mandamás fueron Federico Giménez, Diego Escobar, Marcelo Cáceres y Robert Aldama.

“No entiendo esta medida, se nota que no quieren subir”, aseguró Cáceres, uno de los artilleros.

Por su parte, el Gerente Deportivo, Francisco Ferreira, señaló: “Hace 10 meses venimos trabajando y en un partido de truco le dicen cualquier cosa al presidente, que traiga pruebas”, disparó.

Marcha atrás

Horas más tarde, el alto mando atyreño, Dellegger, luego de contar hasta mil, admitió la falta que cometió para intentar subsanar el inconveniente.

“Hubiera manejado de otra forma, más políticamente. Mi familia me habló, mi madre me llamó y me dijo que si actué mal que pida disculpas”, aseguró el directivo.

Pese a esto, el estratega Martínez confirmó que no piensa dar marcha atrás.

“Yo no vuelvo, no puedo permitir que duden de mi equipo de trabajo. No me voy a dejar manosear”, desafió.

Dejá tu comentario