Edición Impresa

El Vikingo llegó a buen puerto

Pitta acordó pagarle más al Chanchón para que no le termine embarrando la cancha.

“¡Me subo al Expreso Decano! Prometo esfuerzo y sacrificio. Vamos Olimpia”, esas fueron las primeras palabras lanzadas en las redes sociales por Isidro Pitta, quien ayer se puso la ropa de entrenamiento del franjeado para trotar con sus nuevos compas en el Bosque.

Antes de eso, Luqueño por medio de su defensa, seguía sin desprenderse del todo de su goleador metiendo incluso una medida cautelar de no innovar sobre su registro en la APF, que por cierto no le fue concedida.

Para Gerardo Acosta, abogado del Chanchón, su oficialización como refuerzo de otro club era irregular y le iba a caer mal al que lo llevó.

"Olimpia deberá asumir las consecuencias deportivas y económicas. Podría recibir la sanción de no poder contratar por 2 periodos", advirtió en la 780 AM.

Trato Kure

La intención de la institución auriazul no era la de retener al Vikingo en el Chiquero sino la de cobrar más plata por su rescisión.

"Si el jugador Pitta se quería ir al término del Apertura era pagar G. 25 millones y nada más. Pero como ahora no se puede hacer uso de esa cláusula, el monto es mayor", explicó el Dr. Acosta en la 730. Así que para ir tranquilo a Para Uno, McPitta tuvo que acceder a las pretensiones de su exequipo.

Acordó pagar G. 70.000.000 para ponerle fin al vínculo con el Sportivo y, como si fuera poco, tuvo que condonar otros G. 70 millones que debía percibir por salarios y premios atrasados.

Final feliz

Luego de solucionar todos los papeleos, el Vikingo compartió su alegría con los hinchas de la O con un posteo similar al primero.

"Me subo al Expreso Decano. Feliz por este nuevo paso y desafío en mi carrera. Con ganas de dejar todo por la camiseta!", escribió.

Dejá tu comentario