Edición Impresa

El que ríe último, se ríe PRIMERO

El Ciclón sopló fuerte en el clásico en modo COVID y se distanció a 7 del Decano.

Cerro Porteño dio un paso gigante hacia el título del Apertura al confirmar en las estadísticas y en la cancha su supremacía sobre Olimpia con un inobjetable 2 a 0.

El clásico se presentó parejo en el primer tramo donde ambos se asustaron mutuamente con tiros de esquina. A los 6’ Richard Ortiz cabeceó cerca del poste zurdo y tres minutos después Claudio Aquino respondió por la misma vía.

Con el transcurrir del juego el Ciclón se fue haciendo más peligroso que el Decano. A los 25’ de un lateral, Diego Churín se escapó hacia al área, Arias lo agarró y Eber Aquino pitó la pena máxima. El delantero argentino enfrentó por tercera vez desde los 12 pasos a Alfredo Aguilar quien en el 2018 ya le había tapado dos, y otra vez perdió el duelo al rematar por encima del horizontal. El arquero franjeado se burló en la cara del Ironman de Pergamino quien se quedó mudo.

Dulce venganza

En la complementaria, el local siguió presionando arriba y mientras tanto el Rey no daba muestras de mejoría. A los 64’, Pachi Carrizo soltó la pelota hacia Churín, pero fue a parar en los pies del Tito Torres quien quiso salir levantándola sobre el atacante azulgrana, pero este le robó la billetera y al toque sacó un zapatazo que se le metió en su palo a Aguilar. Diegol hizo un festejo especial sentándose sobre el balón en la línea de meta riéndose último y mejor.

Para colmo de males del Decano, Viudez se lanzó con plancha contra el Beto Espínola ligando la segunda amarilla.

A las 91, los franjeados volcados sobre campo rival en busca del empate, sufrieron el mazazo de gracia con un contragolpe comandado por Kure’i Ruiz y concretado por Ángel Lucena. Pika coronó su gran actuación poniendo el moño a la victoria azulgrana.

A falta de 5 fechas Cerro le sacó 7 puntos a su archirrival. Además, logró su noveno triunfo consecutivo, racha histórica para el club.

Dejá tu comentario