Edición Impresa

El Mariscal inculca a los jóvenes a no trasnochar

Transmite sus buenas y malas experiencias en charlas.

El exfutbolista Salvador Cabañas venía trabajando como asistente técnico de Pablo Caballero, pero de un tiempo a esta parte se enfocó en otro rubro en donde su aporte tiene un enorme valor.

"Estoy alejado del fútbol, viajo constantemente para hacer charlas", comentó.

El Mariscal suele recorrer países contando sobre su carrera y vida sin pasar por alto el atentado que sufrió en el 2010, para en base a eso, dar consejos principalmente a los más chicos.

"Cuando voy a hacer las charlas hablo de mi experiencia, de lo bueno y malo. No tengo problema en hablar de lo que me pasó, al contrario, les digo a los jóvenes que no salgan de noche, que se cuiden", mencionó.

Dolor

Detrás de esas conferencias y recomendaciones hay un arrepentimiento del compatriota, quien después de recuperarse del balazo siempre lo recalca.

"Si en algo me equivoqué fue en salir esa noche e ir a ese lugar (El Bar Bar). En ese entonces mi señora (María Lorgia Álvarez) no salía mucho y la invité a cenar, luego fuimos a esa discoteca", recordó.

Salvador también aprovechó para aclarar que no está tan mal económicamente como publicaron ciertos medios periodísticos.

"Es mentira que estoy vendiendo algunas cosas, ¿por qué vendería?, si hasta hace poco formaba parte de un cuerpo técnico y estoy generando dinero en charlas. Con mi cuñado estamos trabajando para mantener a la familia", refirió.

El ídolo pelotero, además de sus seres queridos, tiene cuates que lo apoyan incondicionalmente aunque ese círculo se redujo porque se dio cuenta de que varias personas lo rodeaban solo por interés en su época exitosa de futbolista.

"Tengo pocos amigos, algunos estuvieron cuando jugaba nomás, era solamente por el dinero, y después cuando ya no, se alejaron muchos. Eso duele un poco", admitió el oriundo de Itauguá a la 970 AM.

El gol más sabroso del "Gordinho"

Salvador Cabañas indicó que el tanto más importante con la Albirroja se lo hizo a la verdeamarela en el 2008 por las Eliminatorias, cuando la Selección Nacional ganó 2 a 0.

Ese tuvo un sabor especial porque los rapai le tenían terror y se habían burlado de él tratándolo de “Gordinho”.

"El gol que más festejé y más recuerdo fue aquel ante Brasil. Creo que en la previa me habían dibujado corriendo detrás de una hamburguesa", rememoró.

Dejá tu comentario