Extra
clima
25º C
G 6260
Dólar venta
G 6180
Dólar compra

Edición Impresa

El Demonio de la Olla, una pesadilla cerrista

Libertad tumbó al Ciclón con doblete de Antonio Bareiro.

Como si estuviera en la película El Juego del Miedo, Cerro Porteño se encontró entre la espada y la pared con la difícil tarea de elegir entre las opciones menos peores; ganar a Libertad para ponerse adelante en el acumulativo y ayudar a que su acérrimo rival grite campeón, o perder y postergar el título del Olimpia.

No hizo falta que lo piense mucho. Es que en el segundo tiempo apareció el Demonio de la Nueva Olla, Antonio Bareiro, para hacer sarambi de los cerristas y decretar la victoria repollera, una vez más, ante el Ciclón.

El partido estuvo bastante equilibrado hasta el minuto 54, cuando Marcos Cáceres traicionó a sus muchachos. El capitán azulgrana se equivocó de compañero y regaló la pelota al rival menos indicado; Macnelly Torres, quien frotó la lamparita y dejó a Bareiro frente a Carrizo. El Demonio no perdonó.

El Ciclón intentó soplar, pero a los 65’ volvió a sufrir otro golpe por culpa de su desastrosa defensa. Macnelly ejecutó un tiro libre llovido en el área cerrista y más solo que perro malo, Diego Viera aprovechó la siestita de los muñecos del equipo anfitrión y puso el segundo.

El suspenso cayó en el minuto 74’, con el testazo goleador de Diego Churín. Pero, solo tres minutos después Santiago Arzamendia oñemosê por evitar que Bareiro se quede mano a mano con el golero local.

Pero no hubo caso, ni con falta. A los 81’, el Demonio confirmó su paternidad responsable ante el Ciclón en la Catedral de la Pasión y bajó la persiana.

Así, Libertad postergó el festejo franjeado y se alejó a 4 puntos de Cerro Porteño en la pelea por el segundo cupo directo a la Libertadores 2020.

Dejá tu comentario