Edición Impresa

"El barquito que más se va es el de Olimpia"

Mariano metió el dedo en la llaga con su confesión.

Hace tres meses, Mariano Franco recuperó la anhelada libertad. Fue condenado a 8 años de prisión por robo agravado y tras las frías celdas de Tacumbú aprendió a recomponer su vida.

Allí le enseñaron el arte de crear réplicas de barcos.

“Un talentoso joven de nombre Daniel me mostró la base, cómo armar, qué herramientas podía usar y todo eso”, relató Mariano en contacto con EXTRA.

Poco a poco, el hombre fue perfeccionando la técnica y hoy en día aquello que comenzó solo como hobby, se convirtió en una interesante manera de generar ingresos.

“Publico mis obras en páginas de Facebook y siempre tengo pedidos. Ahora mismo debo hacer seis”, contó.

La temática más solicitada, sin dudas, es la que tiene que ver con los colores de los dos grandes equipos del país: Cerro y Olimpia.

Cuando le consultamos a Mariano cuál es el que más vende, no dudó en responder.

“El barquito que más me piden es el de Olimpia”, reveló entre risas, metiendo el dedo en la llaga.

20200127-022 MATERIAL A,ph02_23283_18003345.jpg

El costo del chiche oscila entre los G. 100.000 y G. 200.000, todo depende del tamaño y de los materiales que pueda llevar.

“A veces uso pedazos de palet, cuerina, lo que me den mis amigos, no tengo insumos necesarios porque no tengo dinero, pero con lo que tenga, armo”, agregó.

Deportista

Franco fue boxeador profesional en la época de los 90´. “Incluso viajé a Brasil donde tuve una pelea en la que no me fue muy bien”, recordó.

Dentro de la cárcel, Mariano además se recibió de electricista y es Licenciado en Teología. “Hice todo lo que pude para dejar el alcoholismo atrás”, expresó. Ahora tiene un anhelo y está trabajando para que se haga realidad.

“Estoy viendo para crear una Fundación de ayuda a jóvenes adictos a las drogas, al alcohol y los que tienen depresión. Hay que recuperarlos”, sentenció.

Dejá tu comentario