Extra

Edición Impresa

Demandarán a la APF por 51 millones de dólares

Los papás de Bruno Cañete Fernández, el juvenil arquero del Sport Colombia, quien falleció hace exactamente dos años, demandarán por daños y perjuicios, al club fernandino y a la APF por 51.069.000 dólares.

En la víspera se cumplieron dos años del trágico fallecimiento de Bruno Cañete (17 años) en un partido de inferiores, y sus padres se decidieron en estos días a accionar judicialmente contra la Asociación Paraguaya de Fútbol y el Sport Colombia, club donde jugaba el mita’i, por las negligencias de ambas instituciones.

En el 2017, durante un encuentro de la Sub 18 entre el Toro Fernandino y Cerro Corá, el arquerito del equipo fernandino recibió un pelotazo en la boca del estómago, agonizando por 40 minutos sin los primeros auxilios de un médico ni la presencia de una ambulancia en la cancha. Lamentablemente, el joven murió antes de llegar al hospital y luego con la autopsia se constató que su deceso se debió a consecuencia de una afección cardíaca.

En aquel momento llovieron críticas a las entidades deportivas por no brindar garantías a las formativas de los clubes de ascenso en cuanto a las medidas que resguardan la salud de un atleta. “Se le pudo haber salvado si es que había las cuestiones de seguridad necesarias”, dijo Christian Cañete, papá del chico, a ÚH.

La familia Cañete exige 51 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios. Según el padre, esperaron que los dirigentes tomen conciencia de lo ocurrido con su hijo, pero al ver que no hubo ningún cambio en los servicios de salud de las inferiores, entablaron la demanda para sentar un precedente y que no vuelva a suceder algo parecido al caso de Bruno.

Quieren una fundación

En contacto con la 730 AM, Christian Cañete, papá de Bruno, dijo que el dinero no es lo realmente importante, ya que ningún monto les devolverá la vida de su hijo.

“Pensé que la vida de él iba a servir para mejorar la situación en las inferiores del fútbol paraguayo, pero sigue siendo la misma”, lamentó.

Explicó además que decidieron realizar el largo y difícil recorrido legal, no para lucrar con la muerte del adolescente, sino para crear consciencia y en caso de ganar la demanda utilizar el dinero en un programa de beneficencia.

“Si ganamos queremos hacer una fundación para invertir en jóvenes jugadores, no es para darnos una vida de ricos. Voy a invertir en proyectos para ayudar a chicos que necesiten, para que estén acompañados y nos les falte nada, sin importar si están acá o en el fondo del Paraguay”, concluyó.

Dejá tu comentario