Edición Impresa

De la cancha a la chacra: "Añemombarete mante"

Marlene Vera vende los productos de su propia huerta.

Todavía no escucha al gallo cantar y Marlene Vera Bordón ya está de pie para otro ajetreado día.

La joven que vive en la comunidad de Yerovia, 5ta. Línea, de Buena Vista, Caazapá, es todo un ejemplo a sus cortos 17 años.

WhatsApp Image 2020-10-07 at 13.51.28.jpeg

Cargada con sus bolsas de mandi’o, grandes mazos de lechuga, el kure ñandy y el infaltable kumanda, la guapa mitãkuña se va todos los días a un humilde puestito que tiene en la ciudad. Allí, vende una variedad de verduras y hortalizas directo de la chacra de sus padres.

Marlene tuvo que pausar su pasión por el deporte rey para ayudar en la casa. "Soy jugadora del Club 8 de Diciembre, empezamos a jugar Futsal en San Francisco, participábamos en varias ligas, pero la pandemia paró todo. Igusto de otro jahuga la partido", empezó contando a EXTRA.

Fuerte defensa

La futbolista comentó que extraña bastante chutar. "Soy defensa, a veces mediocampista. Okyhyje’i chehegui lo mitã por eso me ponen en ese puesto, ame’êmimi la patada", dijo entre risas. Pero ahora su prioridad es llevar el sustento al hogar.

WhatsApp Image 2020-10-07 at 13.51.45.jpeg

"No nacimos en cuna de oro, hay que trabajar; añemombarete mante. Ahora me toca irme a mí sola a vender, para cuidarle a mis padres del virus", agregó.

Don Filemón y doña Dalida están chochos por la hija que aprendió, a base de esfuerzo, a ganarse la vida. "En mi puestito de ventas todos me conocen porque hago esto con gusto. No sé luego ser seria, soy amable", añadió.

Su futuro

Con todo eso, Marlene no descuida sus estudios, está por terminar el colegio y ya piensa en su futuro. "Quiero estudiar en Asunción y después de recibirme seguir otra carrera para ayudar a mi familia", concluyó. Eso sí, siempre entre un partidito y otro.

Dejá tu comentario