Edición Impresa

Cucho se convirtió y es pastor evangélico

Así se presentó ayer en audiencia ante jueza. Pero la ministra de Justicia, Cecilia Pérez, dijo por Cucho: "nunca evangelizó cuando estaba en Tacumbú", dicen.

Reinaldo Cucho Cabaña, procesado por tráfico de drogas, reveló ayer que es pastor evangélico de la iglesia “Más que Vencedores”.

“Hoy día está formando los nuevos grupos de oración dentro de la penitenciaría de Emboscada”, mencionó su abogado Filemón Meza.

Bajo la tutoría del pastor evangélico Walberto Riveros Ramos, Cucho intenta convencer que ya se puede reinsertar en la sociedad.

Mediante una videollamada durante su audiencia de revisión de medidas, pidió su libertad o la prisión domiciliaria porque vive una nueva etapa en su vida con un corazón “lleno de amor”.

La jueza Alicia Pedrozo decidió finalmente que Cucho siga en prisión y que rece en el encierro.

Madre enferma

Cucho también afirmó que su madre está enferma y que solamente si sale en libertad podrá tener los recursos para pagar los gastos.

Prometió que al salir trabajará como abogado en el estudio jurídico de su defensor, Filemón Meza y alzó su fianza a US$ 1 millón (G. 6.780 millones).

Al ser consultada al respecto, la Ministra de Justicia, Cecilia Pérez, mencionó que no estaba al conocimiento de su labor pastoral. “Él estaba antes en Tacumbú, hace poco nomás se fue a Emboscada y nunca se dedicó a evangelizarle a nadie”, mencionó a EXTRA.

Cucho fue llevado a Emboscada porque en Tacumbú, lejos de orar, agarró la administración de las privadas y generó muchos rivales.

Derrotas de “Cucho”

Tras salir en foto al lado de Marito durante su campaña presidencial, Cucho Cabaña fue acusado de tráfico de drogas e ingresó a prisión.

Sus propiedades pasaron a ser manejadas por el Gobierno a través de la Secretaría Nacional de Bienes Incautados y Comisados (Senabico).

Sus moteles en Ciudad del Este se llegaron a usar como albergue para los que ingresaban del extranjero durante la cuarentena.

Y por si todo eso fuera poco, su lujoso auto deportivo de la marca Lamborghini fue subastado y comprado por un joven brasileño de 25 años.

Su defensor de ese entonces, Pedro Wilson Marinoni, señaló en ese entonces que Cucho recuperaría mil veces más una vez que recupere su libertad.

Está preso desde el 8 de septiembre del 2018.

Dejá tu comentario