Edición Impresa

Cerro se chupó un flechazo del Indio

El VAR desinfló la ilusión azulgrana cuando anuló el tanto del empate.

La cita en la Toldería era como para alquilar balcones, y no desentonaron. Guaraní y Cerro Porteño brindaron un buen espectáculo muy a la altura de los clásicos, donde el local terminó con el Jesús en la boca.

De entrada nomás el Legendario le metió acelerador y acorraló en el área rival a los azulgranas. Con una asfixiante marca no permitió la salida del oponente y apenas en dos minutos llegó el resultado del trabajo en conjunto.

Un remate de Rodney Redes que terminó desviando el Popi, pero, para su mala suerte, la pelota le quedó a José Florentín, quien no perdonó. Sin piedad, perforó la red.

El baldazo de agua fría en el inicio del compromiso lo complicaba todo. Cerro intentó jugar, pero ninguna fórmula sirvió.

Guaraní, a pesar de estar en ventaja, siguió ordenado y generando llegadas. Redes y Maná estaban intratables en el medio campo. Bobadilla les hizo la vida imposible, tanto así que a los 35’ obligó a Muñoz a lucirse tras un potente remate que terminó en córner.

contratapa 02 del 27-01-2020_18010915.jpg

Ya al final del primer tiempo, el Ciclón intentó soplar tras las subidas de Cáceres y Rodríguez. Los centros buscaron la cabeza de Churín y Patiño pero no hubo caso.

Segundo lance

En la segunda mitad, el Aborigen no cambió de actitud, aunque Costas decidió optar por la contra como método para liquidar al rival, cada vez que podía se acercaba con peligro al área del Popi.

En una de esas, Redes estuvo a centímetros del segundo; luego de un pase preciso de Bobadilla.

Haedo comenzó a filtrarse por los espacios, pero se encontró con un enorme muro llamado Jhohan Romaña. El número 3 le sopló la nuca al capitán del barco azulgrana durante todo el juego. Entonces, el Chiqui recurrió a Josué Colmán y Jorge Benítez para tratar de permear la coraza del Indio. Ambos le dieron más claridad al ataque, incluso asustaron en varias incursiones. En una de esas, y quizá la más clara de Cerro, estuvo en los pies del Conejo, quien cazó el rebote de Lucena que habilitó bien a Jorge, pero el balón le quedó para la zurda y se fue por arriba del arco.

En el cierre, el golero del Cacique, Servio, agrandó su figura. Primero, desvió un disparo de Haedo y enseguida otro de Ruiz.

Ya en el último suspiro del encuentro, a los 93’ el Kure’i atropelló un centro que bajó al área y cuando creyó que al fin venció al golero aurinegro, el VAR terminó anulando la jugada por posición adelantada. Guaraní obtuvo sus primeros tres puntos de oro ante un rival que tuvo que conformarse con la derrota.

Dejá tu comentario