Edición Impresa

Brunstein: "Esto es una bofetada"

General Díaz jugó un amistoso con árbitros UFI pasando por alto el protocolo.

Si lo de la aglomeración en el palco de Luqueño fue algo lamentable, bochornoso es lo menos que se puede decir a lo que hizo ayer General Díaz.

En el Nido, las Águilas metieron la pata hasta el fondo al ignorar por completo las disposiciones de la matriz del balompié nacional jugando un partido entre ellos con soplapitos de la UFI de por medio.

"Organizaron un amistoso con árbitros que están fuera del protocolo. Además, hay una notificación de la comisión médica en el que se especifica que los amistosos deben ser organizados y supervisados por la APF. Puedo entender un error involuntario, pero un error de este tamaño, no", dijo muy molesto Gerardo Brunstein, jefe médico de la APF, a la 1080 AM.

La inconsciencia de los militares golpeó y apeligró el regreso del fútbol.

"Después del esfuerzo y trabajo que hace tres meses está haciendo la APF, esto es una bofetada, inentendible, no hay explicación", expresó .

El doctor responsabilizó directamente a su colega de la macana que se mandaron en el KM 12.

"Entiendo que los dirigentes no tengan que dominar el protocolo de memoria pero el médico sí está en su obligación de dominar y no puede desconocer lo del árbitro. Es una vergüenza lo que pasó", apuntó.

Dieron negativo pero...

El director del arbitraje de la Unión del Fútbol del Interior, Federico Ríos, explicó que por la necesidad de trabajar, un grupo de sus pupilos, entre ellos los que impartieron justicia en el cuartel, se sometieron a las pruebas de COVID y ninguno dio positivo.

"Se juntaron ocho árbitros, se hicieron el hisopado y están en sus casas todo el día. Si ellos tenían un ofrecimiento y llegaban a un acuerdo yo no les podía decir que no", comentó a FALG.

Sin embargo, para Brunstein eso no es suficiente para tranquilizar las aguas a contados días de la reanudación del Apertura.

"Todos sabemos que el test negativo no garantiza en un 100% que la persona no sea portador del virus", indicó.

No obstante, el jefe de los jueces que pitaron el polémico amistoso ayudará a la APF a despejar todo tipo de dudas.

"Me pongo a disposición para intervenir y que se vuelvan a realizar otra vez el hisopado de manera a que el fútbol no pare", prometió Ríos.

¿Árbitros se negaron?

El DT de Gral. Díaz, Robert Pereira, dio su versión de cómo aparecieron jueces de la UFI en el Nido.

"Le solicité a la directiva y hubo una negativa de parte de los árbitros (de la APF). Esta semana volví a insistir y me dijeron que hay tres que cumplieron con la prueba del COVID y están autorizados. Esa información no sé de dónde la sacaron pero necesitaba verle al equipo semioficialmente", contó a FALG.

Por otra parte, el entrenador de las Águilas, aseguró que el médico del club trató de que se cumplan todas las reglas sanitarias.

"Tengo que defender al doctor Bordón porque hizo como un simulacro de un partido oficial disponiendo separadores para el ingreso de los jugadores, en la banca él controló los tapabocas y otras cosas", mencionó.

"Acción irresponsables"

Luego del escándalo, la Asociación Paraguaya de Fútbol emitió un comunicado con el título “Respuesta a una acción irresponsable”, en donde informaron el procedimiento sanitario al cual se someterá el equipo de General Díaz por violar el protocolo.

Todos los integrantes del plantel militar y los tres árbitros del amistoso (Ever Jara, Marino Cáceres y Renato Duarte) deberán realizarse los test del COVID-19 hoy y también el jueves, un día antes del partido de las Águilas contra San Lorenzo.

"La participación de General Díaz en la fecha de reanudación queda en suspenso, a las resultas de los análisis y estudios citados", avisó el escrito. La APF agregó que trasladó el caso al Tribunal para las sanciones disciplinarias.

Dejá tu comentario