Extra

Edición Impresa

Brasil hizo negocio de la histórica goleada que sufrió ante Alemania

Los brasileños transformaron en alegría una de sus peores tragedias futboleras: se deshicieron de unos de los palos del arco y una de las redes que fue testigo de la paliza que le dio Alemania en aquel 7-1 por la semifinal del Mundial 2014. La red fue dividida en 8.150 pedazos y vendida a 71 euros cada uno.

La cuenta en redes sociales Pelota Tata se hizo eco de la historia de cómo los brasileños trataron de transformar en alegría una de sus peores tragedias futboleras: se deshicieron de unos de los palos del arco y una de las redes, para convertir el fatídico 7-1 de la semifinal de su Mundial 2014 ante Alemania, en alegría para su sociedad.

El Mineirão, estadio en el que esta noche la Albirroja enfrentará a Argentina, fue el escenario donde La Canarinha sufrió la mayor goleada en toda su historia.

Con el afán de dar vuelta la página, como se revela en una placa, bajo el título “Transformado el 7X1 en alegría”, trataron de sacar provecho de la situación.

En un convenio con la fundación DAHN Brasil y el gobierno de ese país, realizaron una alianza innovadora para conseguir recursos y desarrollar proyectos sociales, en octubre del año pasado.

La iniciativa llevó el nombre de “Goleada del bien”. Lo hicieron de una manera llamativa y bastante creativa, pues las redes que besó “la caprichosa” en cinco de los siete goles ante los teutones, fue dividida en 8.150 pedazos para venderlas a 71 euros, recaudando un total de 185.120 euros (G.1.291.129.564).

Y uno de los postes de ese mismo arco fue donado al Museo del Fútbol Alemán, en Dortmund.

Lo recolectado fue entregado a instituciones públicas para fomentar el deporte y la salud en los niños brasileños.

El maracanazo

Esta situación es muy diferente a lo ocurrido con el viejo arco de madera, testigo del mítico, único y verdadero Maracanazo, propiciado por Uruguay en el Mundial 1950.

Cuenta la leyenda que uno de los postes fue regalado con moño al portero de Brasil de aquel partido, Moacyr Barbosa, en una forma de recordarle que fue su culpa aquella situación.

Dejá tu comentario