Edición Impresa

Billetaje: "Difícil para los que nunca usaron una tarjeta"

Quinielera quedó sin señal cuando más clientes tenía.

El salto a la modernidad tuvo sus tropiezos con el billetaje electrónico. Muchos pasajeros, inclusive los más jóvenes, perdieron tiempo a la hora de subir a los buses porque no estaban acostumbrados.

“Muchos son trabajadores que no estaban acostumbrados a usar la tarjeta de crédito ni de débito. Para los que nunca tocaron estas tarjetas fue difícil”, dijo Leonardo Almada, de Capiatá.

El principal inconveniente que vio fue que desconocían la posición para colocar la tarjeta. Los pasajeros tardaron mucho para subir y la gente se peleó en las escaleras, observó por su parte María Guillén.

La reventa de tarjetas fue otra de las quejas. Según denuncias, hubo vendedores ambulantes de San Lorenzo que ofrecieron a G. 15.000 las tarjetas de G. 10.000.

“Recomiendo que compren en los puntos de ventas o en los buses. Estamos previendo sacar para el lunes un importante stock”, afirmó al respecto el viceministro de Transporte, Pedro Britos.

Sin sistema

Una quinielera que recarga tarjetas sobre la avenida Mcal. López de Asunción lamentó que se quedara sin sistema en la tarde de anteayer.

“Mi máquina se quedó sin señal cuando más clientes tenía”, indicó. “Recargar implica caminar cinco o seis cuadras y perder valioso tiempo”, tuiteó Alyssa.

Pero en medio de toda la confusión también hubo muestras de solidaridad, como es el caso de un señor que pagó con su tarjeta el boleto de una joven que no consiguió el nuevo medio de pago.

“Feliz porque existen aún personas amables como esta”, afirmó Cris Medina.

Un total de 410.000 viajes se realizaron en el primer día de implementarse el boleto electrónico como único medio de pago. Ayer se repartieron unas 50.000 tarjetas más por la alta demanda.

“Hace un año que uso el billetaje electrónico y la verdad que la experiencia en general es buena. El único problema es que el sistema de carga no funciona. Entonces, cuando cargo ya tengo que cargar una buena cantidad porque no es fácil”, dijo Laura Bobadilla, usuaria de San Lorenzo.

Choferes molestos

Los choferes ya no quieren vender las tarjetas. La Ucetrama emitió ayer un comunicado donde explica que las empresas de transporte no están obligadas a venderlas y que recurrirán a la Secretaría de Defensa al Consumidor.

“Nos vemos impotentes ante los pedidos y a veces súplicas de los pasajeros que no consiguen las tarjetas de billetaje, por lo que no podemos brindarles el servicio por el que están dispuestos a pagar”, manifestó el gremio.

Dejá tu comentario