Extra

Edición Impresa

Auto bomba podía destruir hasta 5 cuadras a la redonda

Falló otro intento de liberar a "Marcelo Piloto". Tres criminales fueron abatidos por la Policía Nacional.

Lejos bien lejos; en una zona inhóspita: un sojal en Los Cedrales, fue el lugar elegido para hacer volar el cochebomba con el que pretendían liberar a Marcelo Fernando Pinheiro, más conocido como Marcelo Piloto.

“Desplegamos un dispositivo de seguridad de 1.200 metros y los elementos de defragmentación del auto llegaron hasta un radio de 500, aproximadamente”, comentó a EXTRA el comisario Juan Agüero, jefe de la FOPE.

La onda expansiva de la detonación de 20 kilos de explosivos fue tal, que alcanzó hasta 1.200 metros, recalcó. De acuerdo a los datos, el auto explosivo estaba destinado a llegar a Asunción en los próximos días, pero afortunadamente se abortó el plan.

¿Quién es? Marcelo Fernando Pinheiro Veiga, alias Marcelo Piloto, valía 10.00 reales. El segundo narco brasileño más buscado. Comandaba el tráfico de armas y drogas en las favelas brasileñas y tiene antecedentes, con 22 órdenes de captura por tráfico de drogas, asalto a mano armada, robo agravado y asociación criminal.

El comisario explicó que dependiendo del lugar de ubicación de la bomba, cargada con los 84 kilos de explosivos, que tenía en principio, también pudo haber afectado a los internos y vecinos del lugar, a casi un kilómetro a la redonda. “Por medidas de seguridad sacamos lo que pudimos y atendiendo al protocolo; y luego explosionamos”, explicó.

Tres muertos

El automóvil fue hallado en una vivienda ubicada en la ciudad de Presidente Franco, Alto Paraná. Tras un enfrentamiento armado, la policía abatió a tres delincuentes cuyas identidades no fueron confirmadas, hasta el cierre de nuestra edición.

Se confirmó que dentro del rodado habían 84 kilos de dinamita en gel, de los cuales se lograron retirar 64 kilos.

Además, en la casa se encontraron armas de guerra, como dos fusiles AK 47, un fusil R15, pistolas calibre 9 milímetros, granadas de mano y dinamita en gel.

La fiscala Alicia Sapriza confirmó a EXTRA que la casa fue alquilada por la brasileña Juliana Da Silva, quien se hacía pasar por estudiante de arquitectura, de acuerdo a lo relatado por el dueño de la vivienda.

Dejá tu comentario