Extra

Edición Impresa

Asesinan a toda una familia y entierran sus cuerpos en una fosa

Cubrieron con cal a víctimas para acelerar estado de descomposición.

Las moscas y el olor nauseabundo que provenían de un inquilinato ubicado sobre Oliva y Montevideo, en Asunción, alertaron a los vecinos y los lugareños decidieron dar aviso a la policía.

Eran cerca de las 17:00 de ayer cuando se inició la intervención en el edificio, que culminó con un macabro hallazgo.

En el piso superior se encontró el primer cuerpo sin vida, el de un hombre que, según datos no oficiales, sería el de Julio Rojas. A medida que los investigadores caminaban por la construcción, el olor putrefacto, que iba siendo cada vez más insoportable, los dirigió al fondo del patio donde se encontraba un baño común y dentro de allí había una fosa.

Agentes de Criminalística iniciaron la excavación y se toparon con tres cadáveres apilados. Una de las víctimas fue identificada como Dalma María Rojas Rodas (23), luchadora de kick boxing y amante de las artes marciales. Junto a la joven estaba otro cuerpo. Según informaciones preliminares sería el de su madre Elba Rodas. El tercero es de un niño de aproximadamente 5 años. Todos los cuerpos estaban en estado de descomposición. Según Pablo Lemir, médico forense de la Fiscalía, llevaban de 7 a 11 días en el lugar.

Pasaban las horas y la existencia de un quinto cuerpo cobraba cada vez más fuerza, hasta que cerca de las 20:30 se confirmó las sospechas.

Se presume que los menores serían los dos hijos de la deportista.

Hasta el momento se desconoce quién o quiénes son los autores del múltiple asesinato. La mujer se había divorciado del papá de sus hijos y, según Yani Duarte, amiga de Dalma, había fallecido años atrás. La chica venía saliendo con un joven de 19 años de nombre Bruno Cangry, quien tenía una orden de restricción por violencia doméstica.

Acoso y detenidos

Dalma también había denunciado un acoso en su Facebook por parte de un tal Carlos Miranda, quien decía ser su marido y hasta amenazaba con matarse si ella no le respondía. En medio de la tarea policial apareció Marcelo Gabriel Díaz, quien dijo que el sábado estuvo por la casa y que no se había percatado de nada. La información que para nada coincidía con lo que estaba ocurriendo derivó en su arresto. Anoche también fue detenido, en San Lorenzo, un taxista: Jorge Luis Samaniego. La fiscala Esmilda Álvarez tendrá a su cargo saber quién fue el autor de la masacre.

El animal ayudó a identificar a la protagonista de la historia

Poco después que se diera a conocer la noticia del hallazgo de los cadáveres, miembros de la organización Narices Frías llegaron al lugar y dijeron que habían entregado un pitbull a una chica llamada Dalma. Esa fue la pista para identificar uno de los cadáveres. El perro estaba desnutrido. Dalma había adoptado al animal que fue víctima de maltrato.

Dejá tu comentario