Extra

Edición Impresa

Aparece otro "Don Ramón" que no quiere salir de un alquiler

La familia logró la sentencia de desalojo, pero aún así no se cumple. El conflicto judicial es por una casa en Capiatá.

La familia de Cindy Quiñónez está harta de las excusas que pone una pareja de inquilinos que se niega a salir de su propiedad, en el barrio La Paloma de Capiatá.

Cindy contó que en 2016 su mamá Gladis Benítez puso en alquiler la vivienda de su tía, Lilian Benítez. La señora tenía la potestad.

La denunciante dice que a esta familia le costaba mucho pagar el alquiler a tiempo, como ocurría con Don Ramón en El Chavo del 8. En agosto del año pasado, la hija de la pareja falleció. En principio ña Gladis los comprendió.

“Después ya se hicieron los desentendidos. Mi mamá buscó la forma legal para sacar a esta familia de la casa porque no pagaban y además el contrato ya había vencido. Ellos recibieron 3 veces la nota para salir de la casa, sin embargo, seguían en el lugar con total prepotencia”, lamentó la joven.

En 2017 se hizo el juicio de desalojo en el Juzgado de Capiatá, pero el caso no se movía. Había sido que la inquilina, Norma Martínez, tenía acceso al expediente porque trabaja en la Defensoría de Capiatá y había sido todo el tiempo el caso estaba en su poder, según la versión de la joven.

No obedecen

“Ellos lo único que alegan es falta de personería, que mi mamá no es dueña de la casa y que entonces ella no puede hacer el desalojo, pero en varias ocasiones mi tía vino de Argentina para solicitar también el desalojo y no salen. Mi tía se quedó sin casa y sin trabajo por culpa de esta gente”, dijo Cindy. La dueña pide recuperar su casa, ya que hasta ahora los ocupantes siguen ahí. El 10 de agosto salió la sentencia a favor de los dueños, la decisión fue apelada y no se puede proceder a sacarlos.

Intentamos hablar con el acusado, Jorge González, pero cortó la llamada alegando que "es un tema personal y privado".

Inquilino salió de su propiedad

El quebranto de Juan Benítez (75) al fin llegó a su fin y es que por fin, después de un par de años de lucha, logró sacar a su inquilino José Giménez de su propiedad. Don Juan había recurrido a EXTRA para contarnos que un año hacía que el Don Ramón paraguayo ya le tenía harto. Admitió su error de no hacerle firmar un contrato, porque le consideraba su amigo. Hace un par de meses, el propietario hasta sacó el medidor de la ANDE para ver si así Gíménez abandonaba la propiedad, pero no había tenido resultado la fórmula.

Dejá tu comentario