Extra

Edición Impresa

Amor a primera vista en el micro no fue pasajero

Tras la historia del chofer churro, aparece la de los viajeros. Una pareja se conoció en el colectivo y tras el flechazo de Cupido formaron una familia.

El ruido del motor, el colectivo abarrotado y un insoportable calor formaron el escenario perfecto para que Cupido uniera las vidas de Rebeca Fretes y Emmanuel Aguilera.

La joven subió a un colectivo de la empresa Ypacaraí, iba rumbo al santuario de la Virgen de Caacupé. Él también tomó el mismo colectivo con el objetivo de llegar hasta la santa patrona de los paraguayos y así pagar su promesa. Pero ese viaje les tenía preparado la mejor sorpresa de sus vidas.

“Me acerqué al grupo de amigos que estaba en el colectivo y les pregunté si podía seguirles. Cuando me subí ya nos miramos, comenzamos a hablar y rápidamente intercambiamos números”, relató Rebe. Ese día Emmanuel, como todo un caballero, se encargó de acompañarla a la casa, a la vuelta de la peregrinación.

Desde ese momento comenzó un noviazgo todavía a la distancia, pero no pasó mucho tiempo para que decidieran vivir juntos. De esta anécdota pasaron ya dos años y la pareja hoy tiene 2 hijas. Rebeca dijo que las mujeres no solo pueden enamorarse de los choferes sino que hay historias muy bonitas que nacen en los viajes entre los propios pasajeros.

Dejá tu comentario